Creencias

1. Que hay un Dios, personal, espiritual, creador de todas las cosas, omnipotente, omnisciente y eterno, infinito en sabiduría, santidad, justicia, bondad, verdad y misericordia, inmutable, y presente en todas partes por su representante, el Espíritu Santo. Salmos 139:7.

2. Que hay un Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, por quien creó todas las cosas, y por quién todas las cosas subsisten: que tomó sobre si la naturaleza de la simiente de Abraham para la redención de nuestra raza caída; que habitó entre los hombres, lleno de gracia y de verdad, vivió nuestro ejemplo, murió nuestro sacrificio, fue resucitado para nuestra justificación, subió al cielo para ser nuestro único mediador en el santuario celestial, donde, por los méritos de su sangre vertida, asegura la remisión y el perdón de los pecados de todos los que arrepentidos acuden a él, y para finalizar su obra de sacerdote, antes de tomar su trono como rey, él hará la gran expiación por los pecados de los tales, y sus pecados serán borrados (Hechos 8:19) y eliminados del santuario, como lo demostrara el servicio del sacerdocio levítico, que anunciaba y prefiguraba el ministerio de nuestro Señor en el cielo. Véase Levíticos 16, Hebreos 8:4, 5; 9:6, 7, etc. *

3 Que las Sagradas Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento fueron dadas por inspiración de Dios, contienen una completa revelación de su voluntad para el hombre, y son la única regla infalible de fe y práctica.

4. Que el bautismo es una ordenanza de la iglesia cristiana, que sigue a la fe y al arrepentimiento, una ordenanza por la que se conmemora la resurrección de Cristo, ya que por este acto demostramos nuestra fe en su sepultura y resurrección, y por ende, en la resurrección de todos los santos en el día final, y que no existe otro medio más adecuado para representar estos hechos prescriptos en las Escrituras, que por inmersión. Romanos 6:3-5; Colosenses 2:12.

5. Que el nuevo nacimiento incluye el cambio completo necesario para estar preparados para el reino de Dios, y consta de dos partes: En primer lugar, un cambio moral causado por la conversión y un estilo de vida cristiana (Juan 3, 3, 5), en segundo lugar, un cambio físico en la segunda venida de Cristo, por cuyo medio, si uno ha muerto, se levantará incorruptible, y si está vivo, será cambiado a la inmortalidad en un momento, en un abrir y cerrar de ojos. Lucas 2: 36, 1 Corintios 15: 51, 52

6. Que la profecía es una parte de la revelación de Dios para el hombre, que incluida en la Escritura es útil para enseñar (2 Timoteo 3, 16); que es el ideal para nosotros y nuestros hijos (Deuteronomio 29: 29); que lejos de ser un misterio impenetrable, es eso lo que hace la obra de Dios, una lámpara a nuestros pies y una luz para nuestro camino (Salmo 119: 105; 2 Pedro 1, 19); que se pronuncia una bendición para aquellos que la estudian (Apocalipsis 1:1-3); y que, consecuentemente, debe ser comprendida por el pueblo de Dios lo suficiente como para mostrarles su posición en la historia del mundo y los deberes específicos requeridos de sus manos.

7. Que la historia de este mundo a partir de fechas especificadas en el pasado, el ascenso y la caída de los imperios, y la sucesión cronológica de los acontecimientos hasta el establecimiento del reino eterno de Dios, están delineadas en numerosas extensas cadenas de la profecía, y que estas profecías se han cumplido todas excepto las escenas finales.

8. Que la doctrina de la conversión del mundo y de un milenio temporal es una fábula de estos últimos días, calculada para adormecer a los hombres en un estado de seguridad carnal, para que el gran día del Señor los sorprenda como un ladrón en la noche (1 Tesalonicenses 5: 3); que la segunda venida de Cristo no seguirá al milenio sino que lo precederá, porque hasta que el Señor aparezca, continuará el poder papal, con todas sus abominaciones (2 Tesalonicenses 2: 8); que el trigo y la cizaña crecerán juntos (Mateo 13: 29, 30, 39), y que los malvados y engañadores irán de mal en peor, como lo declara la palabra de Dios. 2 Timoteo 3: 1, 13.

9. Que el error cometido por los adventistas en 1844 tuvo que ver con la naturaleza del evento, y no con la fecha; que no se ha dado ningún período profético que se extienda hasta la segunda venida de Cristo, pero que el período más largo, el de los dos mil y trescientos de días de Daniel 8: 14, efectivamente terminó en 1844, y nos llevó a un evento llamado la purificación del santuario.

10. Que el santuario del nuevo pacto es el tabernáculo de Dios en el cielo, del que habla Pablo en el capítulo 8 de Hebreos en adelante, y del cual nuestro Señor, como sumo sacerdote, es el ministro; que este santuario es el anti-tipo del tabernáculo de Moisés, y que el trabajo sacerdotal de nuestro Señor, asociado con eso, es el anti-tipo de la obra de los sacerdotes judíos de la dispensación antigua (Hebreos 8: 1-5, etc.); que este, y no la tierra, es el santuario que se debía limpiar al final de los dos mil y trescientos días, y que la limpieza en este caso era, como en el tipo, simplemente la entrada del sumo sacerdote al lugar santísimo, para terminar la ronda de servicios relacionados con eso, al hacer la expiación y eliminar los pecados que habían sido transferidos al Santuario por medio de la ministración en el primer departamento (Levíticos 16, Hebreos 9, 22, 23), y que este trabajo en el anti-tipo, a partir de 1844, consiste en el hecho de borrar los pecados de los creyentes (Hechos 3, 19), y ocupa un breve, pero indefinido espacio de tiempo, a cuya conclusión la obra de misericordia para todo el mundo habrá terminado, y se producirá el segundo advenimiento de Cristo.

11. Que los requisitos morales de la ley de Dios son siempre los mismos para todos los hombres en todas las dispensaciones; que están brevemente contenidos en los mandamientos que Jehová reveló desde el Sinaí, grabados en tablas de piedra, y depositados en el arca, que en consecuencia fue llamada el “Arca del pacto “, o testamento (Números 10: 33, Hebreos 9:4, etc.); que esta ley es inmutable y perpetua, al ser una transcripción de las tablas depositadas en el arca en el verdadero santuario celestial, que es también, por la misma razón, llamada el arca del testamento de Dios, porque al sonido de la séptima trompeta, se nos dice: “Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo”. Apocalipsis 11: 19.

12. Que el cuarto mandamiento de la ley requiere que dediquemos el sábado, el séptimo día de cada semana; que nos abstengamos de nuestro propio trabajo y que lo dediquemos al desempeño de los deberes sagrados y religiosos; que este es el único día de reposo semanal conocido en la Biblia, siendo que fue el día apartado por Dios antes del Paraíso perdido (Génesis 2: 2, 3), y que se celebrará en el Paraíso restaurado (Isaías 66: 22, 23); que los hechos en que se basa la institución del sábado lo limitan al séptimo día, ya que no sería verdad de cualquier otro día, y que los términos “sábado judío”, que se aplican al séptimo día, y “sábado cristiano”, tal como se aplica al primer día de la semana, son nombres de invención humana, no están apoyados por las escrituras, y se les da un significado falso.

13. Que como el hombre de pecado, el papado, pensó en cambiar los tiempos y las leyes (la ley de Dios, Daniel 7: 25), y ha engañado a casi toda la cristiandad en lo que respecta al cuarto mandamiento, encontramos una profecía que predice que, relacionado con esto habrá una reforma entre los creyentes justo antes de la venida de Cristo. Isaías 56: 1, 2, 1 Pedro 1: 5; Apocalipsis 14: 12, etc.

14. Que los seguidores de Cristo deben ser un pueblo peculiar, no siguiendo las máximas, ni conformándose a las formas del mundo, no amando sus placeres, ni contemplando sus locuras, ya que el apóstol dice que “Cualquiera pues que quisiera” en este sentido, “ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4, 4), y Cristo dice que no podemos servir a dos señores, o servir al mismo tiempo a Dios y a las riquezas. Mateo 6: 24.

15. Que las Escrituras insisten que la sencillez y modestia en el vestir son una marca importante de discipulado en aquellos que profesan ser seguidores de Aquel que es “manso y humilde de corazón”, que el uso de oro, perlas y prendas costosas, o cualquier cosa diseñada sólo para adornar a la persona y fomentar el orgullo del corazón natural, debe ser descartada de acuerdo a las Escrituras como 1 Timoteo 2: 9, 10, 1 Pedro 3: 3, 4.

16. Que los medios para el apoyo de la labor evangelizadora entre los hombres debe ser contribuido por amor a Dios y amor a las almas, no recolectado con loterías de la iglesia, o en ocasiones ingeniadas para contribuir a los amantes de las diversiones, a la complacencia del apetito de los pecadores, como las ferias, fiestas, cenas de ostras, el té, el burro, la escoba y sociales alocados, etc., que son un oprobio para la profesa iglesia de Cristo; que la proporción de nuestros ingresos necesarios en las dispensaciones antiguas no puede ser menor en armonía con el Evangelio; que es el mismo que pagó Abraham (cuyos hijos somos, si somos de Cristo, Gálatas 3: 29) a Melquisedec (tipo de Cristo), cuando le dio una décima parte de todo (Hebreos 7, 1-4), el diezmo es del Señor (Levítico 27: 30), y este diezmo de nuestros ingresos también debe complementarse con las ofrendas de aquellos que están en condiciones de apoyar el Evangelio. 2 Corintios 9: 6; Malaquías 3: 8, 10.

17. Que, como el corazón natural o carnal está en enemistad con Dios y su ley, esta enemistad puede ser vencida solamente por una transformación radical de los afectos, intercambiando principios impíos por principios sagrados, que a esta transformación sigue el arrepentimiento y la fe, es el trabajo especial del Espíritu Santo, y constituye la regeneración, o la conversión.

18. Que, como todos hemos violado la ley de Dios, y no podemos por nosotros mismos prestar obediencia a sus justas exigencias, dependemos de Cristo, en primer lugar, para la justificación de nuestras ofensas pasadas, y en segundo lugar, para la gracia mediante la cual nuestra obediencia a su santa ley sea aceptable en el futuro.

19. Que Dios prometió que su Espíritu se manifestaría en la iglesia a través de ciertos dones, enumerados especialmente en 1 Corintios 12 y Efesios 4; que estos dones no fueron ideados para reemplazar, o tomar el lugar de la Biblia, que es suficiente para hacernos sabios para la salvación, así como la Biblia no puede tomar el lugar del Espíritu Santo, como una simple provisión hecha para su propia existencia y presencia con el pueblo de Dios hasta el final del tiempo, para guiar a una comprensión de la palabra que había inspirado, para convencer de pecado, y para obrar una transformación en el corazón y en la vida; y que aquellos que niegan la posición y la obra del espíritu, claramente niegan la parte de la Biblia que le asigna esta tarea y posición.

20. Que Dios, de conformidad con su trato uniforme con la raza, anuncia la llegada de la segunda venida de Cristo, y que esta obra está simbolizada por los tres mensajes de Apocalipsis 14, y que el último mensaje trae a la vista la obra de reforma sobre la ley de Dios, para que su pueblo pueda adquirir una preparación completa para ese evento.

21. Que el tiempo de la purificación del santuario (véase concepto 10), en sincronización con el momento de la proclamación del tercer mensaje (Apocalipsis 14: 9, 10), es el tiempo del juicio investigador, en primer lugar, con referencia a la muertos, y en segundo lugar, al fin del tiempo de gracia, con referencia a lo vivos para determinar, de las miríadas que ahora duermen en el polvo de la tierra, quiénes son dignos de tomar parte en la primera resurrección, y quiénes de las multitudes que viven ahora son dignos para la traslación, – estos puntos deben estar determinados antes de la venida del Señor.

22. Que la tumba, a la cual todos gravitamos, Seol en hebreo y Hades en griego es un lugar o condición, en la que no hay obra ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría. Eclesiastés 9: 10.

23. Que la muerte nos reduce a un estado de silencio, inactividad y catalepsia. Salmos 146: 4; Eclesiastés 9: 5, 6, Daniel 12: 2.

24. Que la humanidad será llamada de la casa de su prisión, por una resurrección corporal; que los justos muertos tendrán parte en la primera resurrección, que ocurre en la segunda venida de Cristo; los malos, en la segunda resurrección, que ocurrirá después de mil años. Apocalipsis 20: 4-6.

25. Que a la final trompeta, los justos vivos serán transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, y con los justos resucitados serán arrebatados para reunirse con el Señor en el aire, para estar siempre con el Señor. 1 Tesalonicenses 4: 16, 17, 1 Corintios 15: 51, 52.

26. Que los fieles vestidos de inmortalidad serán llevados al cielo, a la Nueva Jerusalén, a la casa del Padre, en el que hay muchas moradas (Juan 14, 1-3), donde reinarán con Cristo mil años, juzgando al mundo y a los ángeles caídos, es decir, distribuyendo el castigo que se ejecutará sobre ellos al final de los mil años (Apocalipsis 20: 4, 1 Corintios 6: 2, 3); que durante este tiempo la tierra se encuentra en un estado lamentable y caótico (Jeremías 4: 23-27), descrita como en el principio, por el término griego abussos “abismo” (Septuaginta de Génesis 1: 2), y será finalmente destruida (Apocalipsis 20: 10; Malaquías 4: 1), el anfiteatro de la ruina que ha causado en el universo será oportunamente, por un tiempo, su sombría casa de prisión, y luego el lugar de su ejecución final.

27. Que al fin de los mil años el Señor desciende con su pueblo y la Nueva Jerusalén (Apocalipsis 21: 2), los impíos muertos resucitan, y suben sobre la anchura de la tierra aun no renovada, y rodean el campamento de los santos y la ciudad amada (Apocalipsis 20. 6, 9), y de Dios desciende fuego del cielo, y los consume. Entonces fueron consumidos, raíz y rama (Malaquías 4: 1), y serán como si nunca hubieran sido. Abdías 15, 16. Sufrirán eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, (2 Tesalonicenses 1: 9), los malvados irán al “castigo eterno” pronunciado contra ellos (Mateo 25: 46), que es la muerte eterna. Romanos 6, 23, Apocalipsis 20: 14, 15. Esta es la perdición de hombres impíos, el fuego que los consume es el mismo fuego para el que “los cielos y la tierra, que existen ahora están reservados”, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra se librará de las manchas más profundas de la maldición del pecado. 2 Pedro 3: 7-12.

28. Que los cielos nuevos y la tierra nueva surgirán por el poder de Dios, de las cenizas de la primera tierra, y esta tierra renovada, con la Nueva Jerusalén como su metrópoli y capital, será la herencia eterna de los santos, el lugar donde los justos morarán para siempre. 2 Pedro 3: 13; Salmos 37: 11, 29, Mateo 5: 5.