Verdadera Adoración

adoracion

¿Cuál es el lamento de Dios a través del profeta?

ISAIAS 1:3 (NVI) “El buey conoce a su dueño y el asno el pesebre de su amo; ¡pero Israel no conoce, mi pueblo no entiende!”

“La forma en que Israel se portó con Dios demandaba esas palabras. Una prueba de la perversidad del pueblo era el hecho de que manifestara menos gratitud, . . . menos sumisión hacia Dios que las que los animales del campo manifiestan a sus dueños . . . El primer capítulo de Isaías es una descripción de un pueblo que aparentaba servir a Dios, pero que caminaba por sendas prohibidas” (Mensajes Selectos, Tomo 1, Pág. 29, 1911)

¿Es realmente importante saber a quién adoramos?

JEREMIAS 2:13 (DHH) “Mi pueblo ha cometido un doble pecado: me abandonaron a mí, fuente de agua viva, y se hicieron sus propias cisternas, pozos rotos que no conservan el agua”

Es interesante notar en estas palabras se revela justamente cual es el pecado de abandonar la verdadera adoración o la de tener una adoración falsa. Notemos las palabas, relee una vez más el versículo y luego continua.

¿De quién brota el agua viva y al mismo tiempo, qué hace en uno?

1 CORINTIOS 10:4 (NVI) “…y tomaron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que los acompañaba, y la roca era Cristo”

JUAN 7:37-38 (NVI) “En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: ¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba! De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva”

“El agua refrescante, que brota en tierra seca y estéril, hace florecer el desierto y fluye para dar vida a los que perecen, es un emblema de la gracia divina que sólo Cristo puede conceder, y que, como agua viva, purifica, refrigera y fortalece el alma. Aquel en quien mora Cristo tiene dentro de sí una fuente eterna de gracia y fortaleza” (Patriarcas y Profetas, págs. 436-438)

“Cristo combina los dos símbolos. El es la roca y es el agua viva. Las mismas figuras, bellas y expresivas, se conservan en toda la Biblia. Muchos siglos antes que viniera Cristo, Moisés le señaló como la roca de la salvación de Israel; el salmista cantó sus loores, y le llamó “roca mía y redentor mío”, “la roca de mi fortaleza”, “peña más alta que yo”, “mi roca y mi fortaleza”, “roca de mi corazón y mi porción”, “la roca de mi confianza”. En los cánticos de David su gracia es presentada como “aguas de reposo”, en “delicados pastos”, hacia los cuales el Pastor divino guía su rebaño. Y también dice: “Tú los abrevarás del torrente de tus delicias. Porque contigo está el manantial de la vida”. Y el sabio declara: “Arroyo revertiente” es “la fuente de la sabiduría”. Para Jeremías Cristo es la “Fuente de agua viva”; para Zacarías, un “manantial abierto… para el pecado y inmundicia”” (A fin de conocerle, Pág. 26)

Ahora teniendo en mente los versículos del evangelio de Juan, leamos el siguiente versículo:

1 JUAN 5:12 (NVI) “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida”

De Cristo proviene el agua viva, y al recibirlo, produce en nosotros una fuente inagotable de vida que nos garantiza la Vida Eterna.

¿Cómo es que se produce la unión con Cristo?

JUAN 15:5 (RVR 1909) “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”

GALATAS 4:6 (BJ) “La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá, Padre!”

“Todos los que reciben a Cristo por la fe llegan a ser uno con él. Los pámpanos no están atados a la vid; no están unidos a ella por algún proceso mecánico de unión artificial. Están unidos de tal manera que forman parte de ella. Están alimentados por las raíces de la vid. Así, los que reciben a Cristo por fe llegan a ser uno con él en principio y en acción. Están unidos con él, y la vida que viven es la vida del Hijo de Dios. Ellos derivan su vida de Aquel que es vida.” (En Lugares Celestiales, Pág. 56)

A fin de poder recibir esta Vida Eterna, ¿Qué es imperioso conocer?

JUAN 17:3 (DHH) “Y la vida eterna consiste en que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste”

Observemos de qué forma tan clara lo enseña la Biblia en Lenguaje Sencillo:

JUAN 17:3 (BLS) “Esta vida eterna la reciben cuando creen en ti y en mí; en ti, porque eres el único Dios verdadero, y en mí, porque soy el Mesías que tú enviaste al mundo”

Muchas veces se enseña que no debemos mezclar la razón con la fe, ¿Es esto correcto?, solo a modo de aclaración leamos el siguiente versículo:

ROMANOS 12:1 (RVR 2000) “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, [que es] vuestro racional culto”

“¿Qué es lo que hace Dios, y qué es lo que pide de nosotros individualmente en la obra de salvarnos? Dios obra en nosotros mediante la luz de su verdad que ilumina a cada hombre que viene al mundo. Las Escrituras se refieren a las obras de Dios tal como se revelan en nuestro mundo, como si fueran otros tantos maestros cuyas voces se han propagado por toda la tierra proclamando los atributos de Dios. La mente debe comprender la verdad y la voluntad debe inclinarse ante sus demandas, cuando se nos presenta basada en pruebas bíblicas” (MS 49, 1898)

Dios se comunica con el hombre a través de su mente y de su razonamiento, no es anti bíblico entonces pensar que podemos ser capaces de conocer a Dios, si esto así fuera, entonces quedaría completamente anulada la declaración de Jesús en Juan 17:3 (releer más arriba).

¿Para que son dados los dones en la iglesia de Cristo, según lo enseñan las Escrituras?

EFESIOS 4:13 (BJ) “hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud de Cristo”

La Biblia solo señala un limite para nuestro conocimiento ¿Cuál es?

DEUTERONOMIO 29:29 (DHH) “Hay cosas que no sabemos: esas pertenecen al Señor nuestro Dios; pero hay cosas que nos han sido reveladas a nosotros y a nuestros hijos para que las cumplamos siempre: todos los mandamientos de esta ley”

“[Se cita Juan 17:3] Estas palabras significan mucho. Sólo conociendo a Cristo podemos conocer a Dios. El Enviado de Dios nos insta a que escuchemos estas palabras. Son las palabras de Dios, y todos debieran prestarles atención, pues por ellas serán juzgados. Conocer a Cristo de una manera que asegure la salvación final es ser vitalizado con un conocimiento espiritual, es practicar sus palabras. Sin esto todo lo demás no tiene valor” (Sing of the Time 27-1-1898).




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.