Salud

Usos del Alóe Vera

 

1175176_679584308736468_2042989062_n

 

Uso Externo:

Tradicionalmente, el aloe vera es utilizado contra las quemaduras con fuego o por el sol, las heridas y cortes, las picaduras de insectos, la dermatosis y enfermedades de la piel. El uso frecuente de esta planta medicinal alivia la irritación, la quemadura y el dolor; acelerando la cicatrización y generando un efecto de frescor que alivia el dolor. Aplicado en compresas en los días siguientes a la quemadura, solar o no, calma y acelera la regeneración de la piel dañada.

Aplicado externamente es antiinfeccioso, antiinflamatorio y alivia y cura heridas, llagas, eccemas, psoriasis, golpes, dolores musculares o articulares, acné, manchas en la piel, etc.

Uso Interno :

Internamente en el organismo, el aloe vera es un regenerador potente que aumenta la producción de enzimas digestivas y por ese efecto reequilibrar la flora intestinal.
Por vía oral el aloe vera es un gran regulador, depurativo y tonificante general de los órganos y sistemas corporales. Recomendado por sus propiedades cicatrizantes en úlceras y problemas gastrointestinales irritativos, inflamatorios, fermentativos o infecciosos, y por sus propiedades inmunoestimulantes si se requiere un aumento de las defensas naturales en casos de infección respiratoria, urinaria o ginecológica.
Se recomienda para depurar y desintoxicar en afecciones hepatobiliares y ante una acumulación de toxinas en reumatismo, artritis, procesos alérgicos como rinitis o asma, gota, y afecciones dermatológicas como acné, dermatitis o eccemas. Ayuda a regular y depurar el organismo y a controlar los niveles de colesterol, glucosa y ácido úrico, así como la tensión arterial, la circulación venosa y el metabolismo general, por lo que puede ser útil como complemento en dietas de control de peso.

Aloe vera en nuestras casas

El aloe vera es una planta que se aclimata bien. De hecho resulta bastante común verla en jardines, balcones y ventanas de nuestras localidades. Los expertos recomiendan plantarla en una maceta de barro, con sustrato arenoso de buen drenaje y ubicarla en lugares soleados. Esta planta no requiere excesivas atenciones, pero hay que cuidar los riegos (que no sean excesivos y nada de agua en invierno) y la temperatura (protegerla en invierno para que no se exponga a la intemperie cuando el termómetro baje de los 0ºC).

El aloe vera se halla en pleno esplendor y con mayor grado de concentración de propiedades curativas cuando alcanza la edad madura, es decir, entre los dos y cinco años de vida. Es entonces cuando se deberá hacer el corte sobre las hojas más exteriores y cercanas a la tierra, que son las que mayor grado de purificación poseen.

A la hora de obtener el líquido que se encuentra en el interior de la planta, una sustancia conocida como acíbar, se recomienda hacer un corte profundo en hojas que no hayan recibido agua unos cinco días antes de realizar esta operación.

Categories
Salud

Leave a Reply

*

*

A %d blogueros les gusta esto: