Editorial

Una Revolución diferente es posible

Dos cosas me gustarían mencionarte: lo primero, es que no puedo dejar de asombrarme al contemplar lo abarcante que es la Palabra de Dios para nuestras vidas. Y segundo, que cualquier decisión que tomemos en nuestra vida anulando su consejo, implica aceptar los riesgos de vivir alejados de Dios, de su presencia, de su espíritu, y aceptar las consecuencias que eso conlleva.

Hace unos días, estudiando sobre la Revolución Francesa como un cambio trascendental para la historia de la humanidad, encuentro que, desde la mirada de determinada historiografía, la Revolución de 1789 (el asalto al poder de la clase media, con el apoyo de las masas) es todo un mismo proceso a la ocurrida en 1793, también llamada “el Reino del Terror”. Durante 3 años, la República francesa estuvo bajo el poder de la más despiadada horda, en pos de la Razón, y en contra de todo lo que tuviese que ver con la Palabra de Dios. Arrancando la cizaña, se llevaron también el buen trigo.

Esta mirada de la historia, nos dice que fue “inevitable” el uso del terror para llevar adelante tal Revolución. Que no existe una “transición” del Antiguo Régimen al moderno Estado burgués, sin el uso de la VIOLENCIA como medio para hacerse con el poder.

Es aquí donde me gustaría compartir una clara enseñanza de que las cosas podrían haber sucedido de otra manera. Que la fuerza del hombre no es lo único que puede producir cambios en nuestra vida, en la familia, en la Iglesia, y en el Gobierno. Que la Palabra de Dios es poderosa.

Siglos de matanza, durante los 1.260 años de persecución papal en Francia, contra aquellos que procuraban esparcir la enseñanza pura y sin mancha de la Biblia, no quedaron ocultas a los ojos de Dios. Desde aquellos primeros valdenses perseguidos en el Piamonte, pasando por la matanza, el genocidio de San Bartolomé (la cuál alegró a todo el Vaticano), la iglesia de Roma había trabajado fuerte en Francia para que el Rey obstaculizase cualquier manifestación genuina de la Palabra de Dios.

Dice la mensajera del Señor que “EL ROMANISMO HABÍA PRINCIPIADO LA OBRA QUE EL ATEÍSMO SE ENCARGABA DE CONCLUIR. A la política de Roma se debía la condición social, política y religiosa que empujaba a Francia hacia la ruina. No faltan los autores que, refiriéndose a los horrores de la Revolución, admiten que de esos excesos debe hacerse responsables al trono y a la iglesia. EN ESTRICTA JUSTICIA DEBIERAN ATRIBUIRSE A LA IGLESIA SOLA. El romanismo había enconado el ánimo de los monarcas contra la Reforma, haciéndola aparecer como enemiga de la corona, como elemento de discordia que podía ser fatal a la paz y a la buena marcha de la nación. FUE EL GENIO DE ROMA EL QUE POR ESTE MEDIO INSPIRÓ LAS ESPANTOSAS CRUELDADES Y LA ACÉRRIMA OPRESIÓN QUE PROCEDÍAN DEL TRONO.” { CS 279.1; GC.276.4 }

“EL ESPÍRITU DE LIBERTAD ACOMPAÑABA A LA BIBLIA. Doquiera se le recibiese, el evangelio despertaba la inteligencia de los hombres. Estos empezaban por arrojar las cadenas que por tanto tiempo los habían tenido sujetos a la ignorancia, al vicio y a la superstición. EMPEZABAN A PENSAR Y A OBRAR COMO HOMBRES. Al ver esto los monarcas temieron por la suerte de su despotismo.” { CS 279.2; GC.277.1 }

“Poco previeron los reyes cuán fatales iban a ser los resultados de tan odiosa política. LAS ENSEÑANZAS DE LA BIBLIA ERAN LAS QUE HUBIERAN PODIDO IMPLANTAR EN LAS MENTES Y EN LOS CORAZONES DE LOS HOMBRES AQUELLOS PRINCIPIOS DE JUSTICIA, DE TEMPLANZA, DE VERDAD, DE EQUIDAD Y DE BENEVOLENCIA, QUE SON LA PIEDRA ANGULAR DEL EDIFICIO DE LA PROSPERIDAD DE UN PUEBLO. “La justicia engrandece la nación”. Y con ella “será afirmado el trono”. Proverbios 14:34; 16:12. “El efecto de la justicia será paz; y la labor de justicia, reposo y seguridad para siempre”. Isaías 32:17. EL QUE OBEDECE LAS LEYES DIVINAS ES EL QUE MEJOR RESPETARÁ Y ACATARÁ LAS LEYES DE SU PAÍS. El que teme a Dios honrará al rey en el ejercicio de su autoridad justa y legítima. Pero por desgracia Francia prohibió la Biblia y desterró a sus discípulos. Siglo tras siglo hubo hombres de principios e integridad, de gran inteligencia y de fuerza moral, que tuvieron valor para confesar sus convicciones y fe suficiente para sufrir por la verdad, siglo tras siglo estos hombres penaron como esclavos en las galeras, y perecieron en la hoguera o los dejaron que se pudrieran en tenebrosas e inmundas mazmorras. Miles y miles se pusieron a salvo huyendo; y esto duró doscientos cincuenta años después de iniciada la Reforma.” { CS 280.1; GC.277.3 }

“EL EVANGELIO HUBIERA DADO A FRANCIA LA SOLUCIÓN DE ESTOS PROBLEMAS POLÍTICOS Y SOCIALES que frustraron los propósitos de su clero, de su rey y de sus gobernantes, y arrastraron finalmente a la nación entera a la anarquía y a la ruina. PERO BAJO EL DOMINIO DE ROMA EL PUEBLO HABÍA PERDIDO LAS BENDITAS LECCIONES DE SACRIFICIO Y DE AMOR QUE DIERA EL SALVADOR. Todos se habían apartado de la práctica de la abnegación en beneficio de los demás. Los ricos no tenían quien los reprendiera por la opresión con que trataban a los pobres, y a estos nadie los aliviaba de su degradación y servidumbre. El egoísmo de los ricos y de los poderosos se hacía más y más manifiesto y avasallador. Por varios siglos el libertinaje y la ambición de los nobles habían impuesto a los campesinos extorsiones agotadoras. El rico perjudicaba al pobre y este odiaba al rico.” { CS 281.3; GC.279.3 }

“ROMA HABÍA DADO A LOS HOMBRES UNA IDEA FALSA DEL CARÁCTER DE DIOS, Y PERVERTIDO SUS REQUERIMIENTOS. En CONSECUENCIA, al fin EL PUEBLO RECHAZÓ LA BIBLIA Y A SU AUTOR. Roma había exigido que se creyese ciegamente en sus dogmas, que declaraba sancionados por las Escrituras. En la reacción que se produjo, Voltaire y sus compañeros desecharon en absoluto la Palabra de Dios e hicieron cundir por todas partes el veneno de la incredulidad. ROMA HABÍA HOLLADO AL PUEBLO CON SU PIE DE HIERRO, Y LAS MASAS DEGRADADAS Y EMBRUTECIDAS, AL SUBLEVARSE CONTRA TAMAÑA TIRANÍA, DESCONOCIERON TODA SUJECIÓN. Se enfurecieron al ver que por mucho tiempo habían aceptado tan descarados embustes y rechazaron la verdad juntamente con la mentira; y CONFUNDIENDO LA LIBERTAD CON EL LIBERTINAJE, los esclavos del vicio se regocijaron con una libertad imaginaria.” { CS 283.2; GC.281.3 }

“EL ERROR FATAL QUE OCASIONÓ TANTOS MALES A LOS HABITANTES DE FRANCIA FUE EL DESCONOCIMIENTO DE ESTA GRAN VERDAD: que LA LIBERTAD BIEN ENTENDIDA SE BASA EN LAS PROHIBICIONES DE LA LEY DE DIOS. “¡Oh si hubieras escuchado mis mandamientos! entonces tu paz habría sido como un río, y tu justicia como las olas del mar”. “¡Mas no hay paz, dice Jehová, para los inicuos!” “Aquel empero que me oyere a mí, habitará seguro, y estará tranquilo, sin temor de mal”. Isaías 48:18, 22; Proverbios 1:33 (VM).” { CS 286.3; GC.285.2 }

“Los ateos, los incrédulos y los apóstatas se oponen abiertamente a la ley de Dios; pero LOS RESULTADOS de su influencia PRUEBAN que el BIENESTAR del hombre DEPENDE de la OBEDIENCIA A LOS ESTATUTOS DIVINOS. Los que no quieran leer esta lección en el libro de Dios, TENDRÁN QUE LEERLA EN LA HISTORIA DE LAS NACIONES.” { CS 286.4; GC.285.3 }

Piénsalo! Y que Dios sea contigo

Categories
Editorial

Leave a Reply

*

*

A %d blogueros les gusta esto: