jaime

Testimonio de Elena de White sobre su Esposo, Jaime White

“Dios debe recibir la gloria por la integridad inquebrantable, y el noble valor que mi esposo había tenido, para vindicar lo recto y condenar lo erróneo. Tal firmeza y decisión eran necesarias en el comienzo de la obra, y se han necesitado todo el tiempo, mientras ésta progresaba paso a paso. El ha actuado en defensa de la verdad, sin ceder en un solo principio para agradar al mejor amigo. Había tenido un temperamento ardiente, había sido valiente y atrevido para hablar. Esto a menudo lo había puesto en dificultades que frecuentemente podría haber evitado… Después que Dios nos hubo probado en el horno de aflicción, él levantó a mi esposo y le dio mayor claridad de mente y poder de intelecto, para planear y ejecutar que los que había tenido antes de su aflicción.

Leer más...

espiritu santo

Estimados lectores:

Abrimos el siguiente espacio para compartir tu pregunta sobre temas bíblicos. Podes compartir tu inquietud escribiendo al siguiente correo electrónico:

tiemposenalado@gmail.com

También podes acercarnos tu consulta al Facebook:

www.fb.me/tiemposenalado

ESPÍRITU SANTO: ¿INFLUENCIA O PERSONA?

“Pregunta: ¿Hemos de entender que el Espectro Santo [Holy Ghost] es una persona, lo mismo que el Padre y el Hijo? Algunos dicen que sí, otros dicen que no.

Respuesta: El término “Fantasma o Espectro Santo [Holy Ghost]” es una desagradable y repulsiva traducción. Se traduce del Griego HAGION PNEUMA en todos los casos. El Espíritu Santo es el Espíritu de Dios y el Espíritu de Cristo, siendo el Espíritu el mismo sea que se hable de Dios o de Cristo. Pero con relación a este Espíritu, la Biblia emplea expresiones que no pueden armonizarse con la idea que sea una persona, tal como el Padre y el Hijo. Más bien se demuestra que es una influencia divina que surge de ambos, el medio que representa su presencia y mediante el cual obtienen sabiduría y poder a través de todo el universo, cuando no se hallan personalmente presentes. Cristo es una persona, oficiando ahora como Sacerdote en el santuario celestial, y sin embargo Él dice que donde hay dos o tres reunidos en su nombre, allí esta Él en el medio (Mat. 18:20). ¿Cómo? No en forma personal, sino por medio de Su Espíritu. En uno de los discursos de Cristo [Juan 14-16], este Espíritu ha sido personificado como “el Consolador,” y como tal, se le aplica los pronombres personales, “él,” “a él,” y “de quien.” Pero generalmente de él se habla de una manera que demuestra que no puede ser una persona, como el Padre y el Hijo. Por ejemplo a menudo se dice que se “derrama” o se “desprende de.” Pero nunca leemos de Dios o de Cristo que sean vertidos o desprendidos. Si fuese persona, no sería nada extraño que aparezca en forma corporal; y sin embargo, cuando así ha aparecido, este hecho se ha señalado como peculiar. Así podemos leer:

Leer más...