dietabiblica
Publicado por: Leandro Pena

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” (3º Juan 2)

“Si conservamos con cuidado la fuerza vital, y mantenemos en buen orden el delicado mecanismo del cuerpo, el resultado será la salud[1]” “Sin salud, nadie puede comprender en forma clara ni cumplir completamente sus obligaciones hacia sí mismo, sus semejantes, o su Creador. Ha de cuidarse, por lo tanto, tan fielmente la salud como el carácter. El conocimiento de la fisiología y la higiene debe ser la base de todo esfuerzo educativo”[2] (Elena G. de White) Leer más...

“Los textos del Antiguo Testamento Bíblico nos ofrecen la posibilidad de contemplar la Agricultura que se efectuaba en Palestina durante el primer milenio antes de nuestra Era.” (Alvarez; 2013:p.1)

“En los textos se hallan frecuentes descripciones de las labores del campo, como no podía ser de otra manera al tratarse de textos escritos por hombres y para hombres que vivían, en una gran mayoría, en el campo y para el campo.” (Alvarez; 2013:p.22)

“Existe mucho lamento respecto de la improductividad del suelo, pero si los hombres leyeran el Antiguo Testamento verían que el Señor sabía mucho más que ellos con respecto al tratamiento adecuado del suelo. Después de ser cultivado por varios años, y dar su tesoro a la posesión del hombre, debiera dejarse descansar las porciones de tierra y luego rotarse los cultivos” (Ellen White, Fundamentals of Christian Education, p. 323) Leer más...