“La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben acontecer pronto; y la declaró, enviándola por su ángel a Juan su siervo, el cual ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que él vio.  Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.” (Apocalipsis 1:1-3)

¿Cuán pronto es pronto? ¿Cuán cerca, es cerca? ¿Cuán breve, es breve? De seguro, ha sido la pregunta que Juan se realizó más de una vez, al igual que muchos estudiosos de la profecía bíblica. Sobre el Apocalipsis han surgido muchas interpretaciones, todas ellas procurando aclarar un asunto que el Señor nos ha dejado claramente revelado. Leer más...