“Éstos son los que no fueron contaminados con mujeres; porque son vírgenes. Éstos son los que siguen al Cordero por dondequiera que Él va. Éstos fueron redimidos de entre los hombres por primicias para Dios y para el Cordero.” (Apocalipsis 14:4)

Dice la Escritura, que en los últimos días el Señor levantaría un pueblo que seguiría al Cordero de Dios por doquiera que vaya. Para quienes tomen el valor de seguirle, nuestro Salvador ha declarado mientras estaba en esta tierra, una de las más grandes profecías sobre el tiempo del fin. Leer más...