Quienes somos

¡Qué gran pregunta! Tratar de resolverla nos llevará un breve desarrollo, pero que sin duda lo orientará para entender el significado y los sentimientos de un pueblo que ha decidido servir a Dios en vez de a este mundo.

La Verdad Presente…

… No es una Iglesia, o un Ministerio

“La Verdad Presente” es un mensaje especial para este tiempo, el mensaje de un Salvador crucificado, resucitado y pronto a venir! En segundo lugar, es el nombre que utilizamos para distinguir nuestras publicaciones. No es el nombre de un ministerio independiente ni una ramificación o división de algún credo religioso. Simplemente, el nombre de un sitio web dedicado a la publicación de materiales impresos y audiovisuales, con mensajes importantes para tu vida.

 

Quienes conformamos…

… sus integrantes

Somos parte de la última iglesia que “guarda los mandamientos de Dios” y tiene “el testimonio” y “la fe de Jesús”: esto significa que no nos consideramos sectarios ni ningún otra cosa. Buscamos conocer mejor la Verdad, la cual se encuentra en la Biblia, que para nosotros es Palabra del Altísimo, del Todopoderoso.

No estamos cerrados en ninguna teoría ni credo humano, nos basamos en la Palabra de Dios. Muchos lo ven como una soberbia de nuestra parte cerrarnos a las opiniones de pastores y teólogos cristianos, soberbia y orgullo mal entendido: la Palabra de Dios es lo suficientemente completa como para que una parte explique a la otra, y procuramos realizar ese tipo de estudio con la ayuda del Espíritu Santo (ya que no hay estudios de interpretación privada).

Quienes conformamos este sitio web, principalmente provenimos de una fe adventista del séptimo día*, la mayoría jóvenes estudiantes y trabajadores, quienes utilizamos los dones que el Señor nos encomendó para difundir su Palabra y servir a quienes más lo necesitan.

Nuestro Padre celestial está llamando a su pueblo que se encuentra en todas las iglesias que apostataron en el error (Apocalipsis 18:1-4), a unirse al pueblo que escuche solamente la voz del Pastor divino y lo acepte en su vida, al pueblo adventista que guarda los mandamientos de Dios y tiene la fe de Jesús. Está llamando a gente sincera, a hombres y mujeres que arriesguen todo por amor del Maestro, y vivan conforme a su Palabra. Las señales de los tiempos que nos ha tocado ver testifican a nuestros corazones que el Hijo de Dios está viniendo: Él desea morar hoy en tu vida y revelar más claramente su Palabra en tu mente y corazón.

 

¿El Señor es tu Pastor?

Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.” (Salmos 23:1-6)

 

¿Estas en el camino que lleva a vida eterna?

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” (Juan 17:3)

“Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Jesucristo, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe” (Filipenses 3:8-9)

Es nuestro deseo que compartas junto a nosotros, el mismo sentir, la misma comunión que hubo entre los apóstoles y cada siervo de Dios registrado en las Escrituras:

“Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.” (1º Juan 1:1-4)

Dios el Padre y su Hijo Jesucristo traigan paz a tu casa, y la presencia del Espíritu del Hijo conforte tu alma.

 

Nota al pie:

* Este sitio no está auspiciado ni solventado por la Iglesia Adventista del Séptimo Día.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.