Escuela Bíblica

Lección 1 – Introducción (Juan 1:1-18)

El Evangelio según el apóstol Juan

PREGUNTAS

1. ¿Qué era en el principio?
2. ¿Dónde estaba la Palabra?
3. ¿Qué era la Palabra?
4. ¿Cuándo fue la Palabra con Dios?
5. ¿Cómo se hicieron todas las cosas?
6. ¿Qué había en Él? ¿Qué fue para los hombres? ¿Qué es para ti?
7. ¿Dónde brilló la luz? ¿Con qué resultado?
8. ¿Qué hombre fue enviado por Dios? ¿Con qué propósito?
9. ¿Cuál fue el objeto de su testimonio?
10. ¿Era él esa Luz? ¿Cuál fue su trabajo?
11. ¿Qué hace la verdadera Luz?
12. ¿Dónde estaba Él? ¿Cuál fue su relación con el mundo? ¿El mundo lo reconoció?
13. ¿A qué vino? ¿Fue recibido?
14. ¿Qué hizo Él por aquellos que lo recibieron?
15. ¿Cómo nacieron?
16. ¿Qué cambio experimentó la Palabra? ¿Dónde vivió Él?
17. ¿Con qué fue Él llenado?
18. ¿Qué se hizo visible?
19. ¿Qué testimonio tuvo Juan con respecto a Él?
20. ¿Qué hemos recibido de esta manera?
21. ¿Qué dió Moisés? ¿Qué vino por Jesucristo?
22. ¿Dios mismo ha sido visto?
23. ¿Cómo ha sido revelado?

NOTAS

1. El objeto de escribir el Evangelio es doble: proporcionar un terreno para la confianza de que hubo la encarnación de la naturaleza divina en la persona de Cristo (que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, Juan 20:31), y que esta encarnación tiene por objeto dar vida eterna a la humanidad (“que creyendo que tengáis vida por su nombre”, Ib.). Vida solamente en Cristo, y la vida solamente a través de Cristo, son los principales pensamientos en este Evangelio, y se sugieren en esta introducción (de los versículos 4 y 12).

2. La verdadera Luz tiene una influencia sobre todos los hombres. “Cada vez que hacen un esfuerzo para reformar, desde un deseo sincero de hacer lo correcto, es el poder de Cristo el que los está atrayendo … El pecador puede resistir este amor, puede negarse a sentirse atraído por Cristo, pero si lo hace no resistir, se sentirá atraído por Jesús “.
El versículo 11 es también, y correctamente, traducido, “A sus propias posesiones vino, y su propio pueblo no lo recibió en casa”. – Rotherham. Quienes “lo reciben” son “los que creen en su nombre”. Recibirlo es creer en Su nombre. Él es nuestro al recibirlo (Col. 2: 6), y suyo otorgar el “poder” (“derecho o privilegio”, margen). Cristo tomó nuestra naturaleza por nacimiento (Gálatas 4: 4), para que podamos tomar su naturaleza (2 Pedro 1: 4) por nacimiento (1 Pedro 1:23).

3. “Vistió su divinidad con humanidad, para llegar a la humanidad, para que su presencia personal esté entre nosotros, para que sepamos que conoce todas nuestras pruebas, y se compadece de nuestras penas, que cada hijo e hija de Adán podría entender que Jesús es amigo de los pecadores. Él se “tabernaculizó” (véase Interlineal del Nuevo Testamento, Griego-Español, versículo 14) en medio de nuestro campamento humano, y tendió su tienda al lado de las tiendas de los hombres, para que él pudiera habitar entre nosotros y familiarízanos con su carácter y vida divina. Así fue Él fiel a Su nombre, Emanuel. (Mateo 1:23)

4. “La divinidad necesitaba de la humanidad; porque se requería tanto lo
divino como lo humano para traer la salvación al mundo. La divinidad necesitaba de la humanidad, para que ésta pudiese proporcionarle un medio de comunicación entre Dios y el hombre. Así sucede con los siervos y mensajeros de Cristo. El hombre necesita un poder exterior a sí mismo para restaurarle a la semejanza de Dios y habilitarle para hacer la obra de Dios; pero esto no hace que no sea esencial el agente humano. La humanidad hace suyo el poder divino, Cristo mora en el corazón por la fe; y mediante la cooperación con lo divino el poder del hombre se hace eficiente para el bien.” {DTG 263.3; DA.296.4 }

5. Cristo fue una manifestación visible para el mundo de la gloria del Invisible (Col 1:15), y este pensamiento se ejecuta a través de este Evangelio (capítulos 2: 11, 7: 18, 11: 40, 17: 22). El decimoquinto verso puede considerarse como un paréntesis, y la última cláusula puede ser presentada, “El que después de mí venía, avanzando antes que yo, porque Él era mi Jefe”. – Rotherham.

6. La gracia apropiada se convierte en “una base para la concesión de más gracia”; o la gracia recibida se convierte en “un título y reclamar nueva gracia.” La ley, que es la forma de la verdad (Romanos 2:20), fue dada por Moisés, pero la verdad misma (es decir, la “realidad” de la ley en vida) estaba en Cristo (Juan 14: 6). Cristo revela a Dios (Mateo 11:27), no solo por palabras, sino también por su vida. Así, “Él declara al Dios invisible, actúa como su intérprete, le da expresión, lo hace cognoscible a las facultades humanas.” Así es como Él es el Verbo. Él es capaz de revelar a Dios plenamente, porque “en el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios “

SUGERENCIAS PARA UN ESTUDIO ADICIONAL

1. Compare los primeros cinco versículos en esta lección con el primer capítulo de Génesis. Tenga en cuenta los tres pasos en ambos lugares: “Todas las cosas” (creación inanimada), “vida” (creación vegetal y animal), “hombres” (hombre). Luz y vida por la Palabra de Dios (la Palabra) en ambos registros. Luz en la oscuridad (comparar 2 Corintios 4: 6).

2. Observe los fundamentos de toda la cuestión de la inmortalidad condicional presentada en el versículo 4.

3. En el versículo 17 se puede encontrar la verdadera relación entre la ley y el Evangelio, un código formal que se convierte en vida y realidad en Cristo.

4. Note cómo esta introducción al Evangelio presenta plenamente a Cristo. Enseña la preexistencia de Cristo (versículo 1), la creación a través de Cristo (v. 3), el testimonio de Juan a Cristo (v. 7), el advenimiento y rechazo de Cristo (v. 11), el nuevo nacimiento para llegar a ser como Cristo (v. 13) , la encarnación de Cristo (v. 14) y el carácter representativo de Cristo (v. 18). Siete hechos asombrosos. Cada uno de estos puede ser estudiado por día para obtener grandes beneficios.

5. Dos grandes nombres se mencionan en esta lección: Moisés, un tipo de Cristo, cuya oración fue: “Muéstrame ahora tu camino”, y Juan el Bautista, cuya misión era “enderezar el camino”. Ambos fueron “enviados” a hacer un trabajo especial para Dios.

Attachments

Categorías
Escuela Bíblica

Deja una respuesta

*

*

A %d blogueros les gusta esto: