John Norton Loughborough (1832–1924) – Primer Historiador de la Iglesia

 loughborough

Según Elena White,

Mensajes Selectos, Tomo 2, p.258 – “Estoy agradecida porque el pastor [J. N.] Loughborough todavía puede utilizar sus habilidades y sus dones en la obra de Dios. Ha permanecido fiel en medio de las tormentas y de las luchas. El puede decir, juntamente con el pastor Smith, con mi esposo, con el Hno. Butler, quien se unió con nosotros en un período posterior, y con Ud. mismo [S. N. Haskell]: “Lo que era desde el principio, … lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo”. 1 Juan 1:1-3.” { 2MS 258.2; 2SM.225.4 }

1888 Materials, p. 716 ―Dejemos al anciano Loughborough hacer la obra que sufre por ser hecha en las iglesias. El Señor haría que su voz se escuche como lo hizo con Juan, diciendo las cosas que él ha visto, que ha oído, y que él mismo ha experimentado en el comienzo y el progreso del mensaje del tercer ángel.‖

 

Escritos de J.N. Loughborough

J. N. Loughborough, nov. 5, 1861, Review & Herald, vol. 18, p. 184, párr.1-11 –

Preguntas para el Hno. Loughborough 

Hno. White: Me gustaría que le haga llegar las siguientes preguntas al Hno. Loughborough para que las explique. W. W. Giles, Toledo, Ohio, USA.

Pregunta:ëQué objeciones serias hay a la doctrina de la Trinidad?

Respuesta: Podemos presentar muchas objeciones, pero debido al espacio limitado, las reduciremos a las tres siguientes:

  1. Es contraria al sentido común
  1. Es contraria a la Escritura
  1. Su origen es pagano y mitológico.

Haremos breves comentarios sobre esos puntos, en ese orden.

  1. No es muy consistente con el sentido común el hablar de tres seres en uno, y que uno sean tres. O como algunos lo expresan, llamando a Dios“el Dios Triuno,”o“el Dios tres en uno.” Si Padre Hijo y Espíritu Santo, cada uno es Dios, serían tres Dioses; pues tres por uno no es uno, sino tres. En un sentido son uno, pero no una persona sola, como sostienen los Trinitarios.
  1. Es contrario a la Escritura. 

Casi cualquier porción del Nuevo Testamento que abramos y que habla de Padre e Hijo, los representa como dos personas diferentes. Solo basta leer Juan 17 para refutar la doctrina de la Trinidad. En ese solo capítulo Cristo habla en más de cuarenta ocasiones del Padre como una persona diferente a él mismo. Su Padre estaba en el cielo y él en la tierra. El Padre lo había enviado. Le dió a él, a los que creyeron. Habría de ir al Padre. Y en este mismo testimonio nos demuestra en qué consiste la unidad de Padre e Hijo. Es la misma unidad de los miembros de la Iglesia de Cristo.

“…Para que todos sean uno, como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tu me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.”Juan 17:21,22.

De un solo corazón y mente. De un solo propósito en el plan de salvación del hombre. El capítulo 17 de Juan, léalo con todo cuidado, y considere si no destruye completamente la doctrina de la Trinidad. Para creer en esa doctrina, al leer las Escrituras debemos creer que Dios se envió a sí mismo al mundo, que murió para reconciliar al mundo consigo mismo, se levantó de los muertos por sí mismo, ascendió al cielo por sí mismo, ruega delante de sí mismo en el cielo para reconciliar al mundo consigo mismo, y es el único mediador entre el hombre y sí mismo. De nada sirve sustituir la naturaleza humana de Cristo (de acuerdo con los Trinitarios), como Mediador. Dice Clarke: “La sangre humana no puede apaciguar a Dios más que la de un cerdo.” Comentario sobre 2 Sam. 21:10. Debemos creer también que en el Getsemaní Dios oró a sí mismo pidiendo: “Si es posible que pase esta copa de mí,” y otros mil absurdos. 

Cuidadosamente considere los pasajes citados a continuación, comparando los con la idea de que Cristo es el Omnipotente, Omnipresente, Supremo, el único autoexistente Dios. Juan 14:28; 17:3; 3:16; 5:19,26; 11:15; 20:19; 8:50; 6:38; Marcos 8:32; Lucas 6:12; 22:69; 24:29; Mat. 3:17; 27:46; Gal. 3:20; 1 Juan 2:1; Apoc. 5:7; Hechos 17:31. Lea además: Mat. 11:25,27; Lucas 1:32; 22:42; Juan 3:35,36; 5:19,21,22,23,25,26; 6:40; 8:35,36; 14:13; 1 Cor. 15:28.

La palabra Trinidad no aparece en ninguna parte de las Escrituras. El principal texto que se supone la enseña, es 1 Juan 5:7, el cual es una interpolación. Clarke dice: “De un total de 113 manuscritos, este texto falta en 112. No aparece en ningún manuscrito anterior al siglo décimo, y la primera vez que aparece en griego, es en la traducción al griego de las actas del Concilio de Letrán del año 1215 dJC.

  1. Su origen es pagano y mitológico. 

En lugar de llevarnos hacia las Escrituras en busca de pruebas sobre la Trinidad, nos lleva al tridente de los persas, con la afirmación de que mediante éste, deseaban enseñar la idea de una trinidad; y si ellos tenían la doctrina de la trinidad, la deben haber recibido por tradición del pueblo de Dios. Pero todo se supone, porque es seguro que la iglesia judía nunca sostuvo tal doctrina. Dice el Sr. Summerbell: “Un amigo mio que estuvo presente en una sinagoga de Nueva York, le pidió al Rabino que le diera una explicación del término ‘Elohim.’ Un clérigo trinitario que estaba escuchando, respondió: ‘Pero eso hace referencia a las tres personas de la Trinidad.’ En eso, se adelantó un judío y le dijo que no mencionara esa palabra otra vez, de lo contrario, se verían obligados a echarlo de la casa, pues no se permitía mencionar el nombre de ningún dios extraño en la sinagoga.” (Discusión entre Summerbell y Flood sobre la Trinidad, p. 38). Milman dice que la idea del tridente es fantasiosa. (Historia del Cristianismo, p. 34).

La doctrina de la Trinidad fue introducida en la Iglesia al mismo tiempo que la adoración de imágenes y la observancia del día del sol, y no es más que la doctrina persa remodelada. Tardó alrededor de trescientos años desde su introducción hasta hacerla lo que es ahora. Comenzó alrededor del año 325 dJC, y no fue completada hasta el año 681. (Roma, Milman y Gibbons, vol. 4, p. 422). En el 589 fue adoptada por España, por Inglaterra en el 596, por África en el 534. (Gibbons, vol. 4, pp. 114, 345; Miller, vol. 1, p. 519)


Luego el Dr. Considera la doctrina de la Trinidad, admitiendo francamente que es una “doctrina de fe” [de credibilidad], “no de comprensión.” El Dr. es muy positivo en que nosotros estamos errados y que él está en lo correcto, pero no presenta pruebas. No me detendré para realizar aseveraciones, pero inquiriré lo que Dios tiene que decir “acerca de su propia existencia.” (S. B. Whitney, mar. 4, 1862,Review & Herald, vol. 19, p. 110, párr. 7).


J.N.Loughborough, Review & Herald, November 5, 1861 Esta doctrina de la Trinidad fue traída a la iglesia al mismo tiempo que se empezaba a adorar imágenes, a observar el día del sol, pero es la misma doctrina babilónica remodelada. Necesiaproximadamente trescientos años desde su introducción hasta llegar a ser la doctrina que es ahora. Comenzó aproximadamente en el 325 DC, y no fue completa hasta el 681 DC Ver Milmans Gibbons Rome, vol. 4, p.422. Fue adoptada en España en el 589, en Inglaterra en el 596, en África en el 534. – Gib. Volumen 4, pps 114,345; Milner, volumen 1, p.519.‖


J.N.Loughborough, Review & Herald, September 13, 1898 El Espíritu de Dios es mostrado en las Escrituras como el representante de Dios el poder por el cual él trabaja, la agencia por la cual todas las cosas son sostenidas. Esto está claramente expresado por el Salmista… Sal. 139:7-10. Aprendemos de este lenguaje que cuando hablamos del Espíritu de Dios realmente hablamos de su presencia y poder.‖


J.N.Loughborough, (Insert A1, Lest We Forget, Volume 4, Number 2, Second Quarter, 1994)

―Además, él [Cristo] es el principio de la creación de Dios. este lenguaje no necesariamente implica que él fue creado; las palabras… pueden simplemente significar que el trabajo de la creación, estrictamente hablando, fue comenzado por él. Sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho. Otros, sin embargo, y creemos que de una forma más correcta, tomamos la palabra (“comienzo” en griego) con el sentido de ―agente‖ o ―causa eficiente‖, … entendiendo que Cristo es el agente por quien Dios ha creado todas las cosas, pero que él mismo llegó a la existencia de una manera diferente, cuando él es llamado el único engendrado (unigénito) del Padre.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.