Espíritu Santo: ¿Influencia o Persona?

espiritu santo

Estimados lectores:

Abrimos el siguiente espacio para compartir tu pregunta sobre temas bíblicos. Podes compartir tu inquietud escribiendo al siguiente correo electrónico:

tiemposenalado@gmail.com

También podes acercarnos tu consulta al Facebook:

www.fb.me/tiemposenalado

ESPÍRITU SANTO: ¿INFLUENCIA O PERSONA?

“Pregunta: ¿Hemos de entender que el Espectro Santo [Holy Ghost] es una persona, lo mismo que el Padre y el Hijo? Algunos dicen que sí, otros dicen que no.

Respuesta: El término “Fantasma o Espectro Santo [Holy Ghost]” es una desagradable y repulsiva traducción. Se traduce del Griego HAGION PNEUMA en todos los casos. El Espíritu Santo es el Espíritu de Dios y el Espíritu de Cristo, siendo el Espíritu el mismo sea que se hable de Dios o de Cristo. Pero con relación a este Espíritu, la Biblia emplea expresiones que no pueden armonizarse con la idea que sea una persona, tal como el Padre y el Hijo. Más bien se demuestra que es una influencia divina que surge de ambos, el medio que representa su presencia y mediante el cual obtienen sabiduría y poder a través de todo el universo, cuando no se hallan personalmente presentes. Cristo es una persona, oficiando ahora como Sacerdote en el santuario celestial, y sin embargo Él dice que donde hay dos o tres reunidos en su nombre, allí esta Él en el medio (Mat. 18:20). ¿Cómo? No en forma personal, sino por medio de Su Espíritu. En uno de los discursos de Cristo [Juan 14-16], este Espíritu ha sido personificado como “el Consolador,” y como tal, se le aplica los pronombres personales, “él,” “a él,” y “de quien.” Pero generalmente de él se habla de una manera que demuestra que no puede ser una persona, como el Padre y el Hijo. Por ejemplo a menudo se dice que se “derrama” o se “desprende de.” Pero nunca leemos de Dios o de Cristo que sean vertidos o desprendidos. Si fuese persona, no sería nada extraño que aparezca en forma corporal; y sin embargo, cuando así ha aparecido, este hecho se ha señalado como peculiar. Así podemos leer:

“Y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma.” Lucas 3:22.

“Pero la forma no siempre es la misma; pues el día de Pentecostés, tomó la forma de “lenguas repartidas, como de fuego.” (Hechos 2:3,4). También leemos acerca de “los siete Espíritus de Dios enviados a toda la tierra.” (Apocalipsis 1:4; 3:1; 4:5; 5:6). Incuestionablemente, este es una simple designación del Espíritu Santo, presentado de esta forma para significar la perfección y plenitud. Pero no podría describirse así si fuese persona. Nunca leemos acerca de siete Dioses o siete Cristos.”[1]

El Espíritu Santo

“La Biblia habla de muchos espíritus. Hay espíritus de hombres, espíritus de animales, espíritus de demonios, etc. De hecho, todo ser vivo tiene un espíritu. En el libro de Job, leemos: “Hay un espíritu en el hombre y el soplo del Omnipotente le hace que entienda” (Job 32:8). La Biblia dice que con su espíritu una persona piensa, razona, se preocupa, etc., David escribió: “Mi espíritu se angustiaba dentro de mí” (Salmos 142:3). Isaías escribió: “en tanto que me dure el espíritu dentro de mí madrugaré a buscarte” (Isaías 26:9). De Jesús se dijo: “Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones?” (Marcos 2:8). Basándonos en el testimonio de las Sagradas Escrituras podemos concluir que el espíritu de un hombre es la parte pensante, consciente, y razonadora del hombre.

Sabemos que el hombre tiene espíritu, pero ¿tiene Dios espíritu? Note cómo Pablo asemeja al espíritu del hombre con el Espíritu de Dios en 1º Corintios 2:11: “Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios”. Dios tiene espíritu, y ese Espíritu es santo, porque Dios es santo. Por eso, al Espíritu de Dios se lo llama a veces, el Espíritu Santo. La palabra “Santo” es un adjetivo en todos los casos, ya sea en inglés o en griego. “Espíritu Santo” no es un nombre, sino una descripción del Espíritu de Dios.

Continuamente se habla del Espíritu Santo como “el Espíritu de Dios”, o “el Espíritu Santo de Dios” (Efesios 4:30). Como señalamos anteriormente, el Dios de la Biblia es el Padre, así que el Espíritu Santo de Dios es el Espíritu del Padre. Esto es precisamente lo que enseñó Jesús cuando dijo: “Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros” (Mateo 10:20). En el relato de Lucas se registra la misma conversación: “Porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir” (Lucas 12:12). Cuando comparamos estos dos versículos, encontramos que “el Espíritu de vuestro Padre” es intercambiable con “el Espíritu Santo”. Por lo tanto el Espíritu Santo, es el Espíritu del Padre.

Jesús dijo que el Espíritu Santo “procede del Padre” (Juan 15:26). El Espíritu Santo es el Espíritu del Padre, y él envía su Espíritu a través de su Hijo Jesucristo. Pablo lo expresó así: “Nos salvó no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador” (Tito 3:5, 6). En este proceso obtenemos el beneficio adicional de recibir el Espíritu de Cristo, quien fue: “tentado en todo según nuestra semejanza”, y es “poderoso para socorrer a los que son tentados” (Hebreos 4:15; 2:18). Encontramos que esta verdad se proclama en Gálatas 4:6, “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!”. Cuando recibimos el don del Espíritu Santo, recibimos tanto el Espíritu del Padre como el Espíritu de Cristo (Romanos 8:9-11), y no a una tercera persona o un ser, separado y distinto del Padre y su Hijo.”[2]

 

[1] Uriah Smith, oct. 28, 1890,Review & Herald

[2] BEACHY, Lynnford; Un desafío al amor de Dios, “El Espíritu Santo”




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.