Salud

Disruptores endócrinos, una amenaza para la salud.

6a01157059f1f1970b0168e8feaa5d970c-800wiLa Fundación Vivo Sano forma parte de la campaña europea www.edc-free-europe.org, en la que participan más de 30 organizaciones, para sensibilizar a los ciudadanos sobre los daños para la salud de los disruptores endocrinos, así como solicitar a las autoridades que tomen las medidas necesarias para eliminar estos contaminantes. “Se trata de sustancias químicas, de contaminantes ambientales, generalmente hechas por el hombre y la industria del hombre y que una vez dentro del organismo modifican el equilibrio de las hormonas.”
¿Qué son los disruptores endocrinos?

Dr. Nicolas Olea (Universidad de Granada): “Se trata de sustancias químicas, de contaminantes ambientales, generalmente hechas por el hombre y la industria del hombre y que una vez dentro del organismo modifican el equilibrio de las hormonas. Las hormonas, como se sabe bien son mediadoras químicos que conectan un órgano con otro y mandan o son señales químicas. Estas señales químicas pueden ser interferidas, aumentadas, disminuidas por otro compuesto químico que utiliza o que se planta en su lugar. El fenómeno es que hay algunas consecuencias biológicas de esa interferencia. O que algún sistema hormonal se ve acentuado con mayor función o que algún sistema hormonal es deficitario porque las sustancias químicas, los disruptores endocrinos en este caso, bloquean a la actividad de la hormona”.

Los disruptores endocrinos son sustancias químicas capaces de alterar el sistema hormonal, tanto en seres humanos como en animales, responsable de múltiples funciones vitales como el crecimiento o al desarrollo sexual. Al imitar o alterar el efecto de las hormonas, los disruptores endocrinos pueden enviar mensajes confusos al organismo ocasionando diversas disfunciones. Todos estamos expuestos a sustancias químicas que pueden alterar nuestro sistema hormonal y causar numerosos problemas de salud de efectos irreversibles.

¿Qué efectos tienen en nosotros esas sustancias químicas?

Dra. Marisa López-Teijón (Instituto Marquès, Barcelona): “El organismo humano, cuando se diseñó, no estaba previsto que supiera eliminar el metacrilato o que supiera eliminar el plástico. Todas estas sustancias se quedan dentro del organismo acumuladas porque no las puede degradar, lo mismo que cuando vemos una bolsa de plástico en medio del agua del mar. Sigue nadando pero no hay posibilidad de que la naturaleza sepa cómo eliminarlo”.

El sistema endocrino es crucial e indispensable para regular muchas de las funciones del organismo. Los disruptores endocrinos afectan al organismo a múltiples niveles y esto causa una serie de problemas.

La investigación científica ha relacionado los disruptores endocrinos con un amplio abanico de enfermedades que incluye:

  • Salud reproductiva femenina (Pubertad precoz, cáncer de mama, disminución de la fecundidad/fertilidad) (ver: http://www.vivosano.org/Portals/13/rs/doc/cancermama_folleto.pdf)
  • Salud reproductiva masculina (Malformaciones en genitales de bebés, disminución de la calidad del semen, cáncer de testículo y próstata).
  • Trastornos del metabolismo (obesidad, diabetes) (ver: http://www.vivosano.org/Portals/13/rs/doc/DiabetesObesidad.pdf)
  • Problemas cardiovasculares.
  • Alteraciones y enfermedades neurológicas (Perturbaciones del desarrollo neurológico y alteraciones conductuales, como Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, Autismo, etc, y enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson).
  • Sus impactos también pueden ser imperceptibles durante una generación o dos a pesar de que nunca han estado directamente expuestos a los disruptores.
¿Qué exposición sufrimos?

Es una contaminación invisible, y todos la sufrimos de manera involuntaria. Nuestro entorno está lleno de los disruptores endocrinos: nos rodean en la calle, el trabajo, la escuela, la casa…

Los disruptores se encuentran en:

Algunos consejos para limitar la exposición a disruptores endocrinos
  • Evitar artículos hechos de policarbonato o cloruro de polivinilo, especialmente cuando están diseñados para almacenar alimentos o estén en contacto con niños pequeños.
  • También otros materiales plásticos pueden liberar BPA o ftalatos, así que la forma la más segura de evitar los disruptores endocrinos es utilizar botellas y envases de vidrio.
  • Utilizar chupetes “libres de bisfenol A”.
  • Reducir el consumo de alimentos enlatados. El interior de las latas se recubre con una delgada capa plástica, principalmente compuesta de resinas epoxi, que liberan bisfenol A en la comida.
  • Los recibos utilizados en muchos supermercados y cajeros automáticos contienen altas concentraciones de bisfenol A (el bisfenol A se absorbe por la piel).
  • Evitar alimentos envasados con film de PVC.

http://www.vivosano.org/es_ES/%C3%81reas/AmbienteSano/Mientorno/Disruptoresendocrinos.aspx

Categories
Salud

Leave a Reply

*

*

A %d blogueros les gusta esto: