Publicaciones

Dialogo sobre la identidad del Espíritu Santo

Desde El Principio

Empecemos del comienzo ya que esta es siempre una buena parte para comenzar: “Y dijo Dios, Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza” (Génesis 1:26)

¿A quién le habló Dios aquí?

  • “en los cuales el dios de este mundo cegó la mente de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del glorioso evangelio de Cristo, el cual es la imagen de Dios.” (2 Corintios 4:4)

  • “el cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación el ser igual a Dios;” (Filipenses 2:6)

  • “El cual es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura.” (Colosenses 1:15)

  • “hecho tanto más superior que los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos.” (Hebreos 1:4)

Al menos que la Biblia nos revele a otro ser divino a la imagen y semejanza de Dios, tenemos que concluir que en Génesis 1:26, Dios el Padre le estaba hablando a su Hijo.

El hombre había de llevar la imagen de Dios, tanto en la semejanza exterior, como en el carácter. Sólo Cristo es “la misma imagen” del Padre (Hebreos 1:3).

Después de crear la tierra y los animales que la habitaban, el Padre y el Hijo llevaron adelante su propósito, ya concebido antes de la caída de Satanás, de crear al hombre a su propia imagen. Habían actuado juntos en ocasión de la creación de la tierra y de todos los seres vivientes que había en ella. Entonces Dios dijo a su Hijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen”.”

¿Qué significado tienen los términos “imagen y semejanza?

“Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set.” (Génesis 5:3)

Aquí podemos ver que Set era a la imagen y semejanza de Adán. Esto incluye la semejanza física y espiritual.

Ser humano (Alma viviente) = Cuerpo humano + Espíritu humano

  • “Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente.” (Génesis 2:7)

  • “El Espíritu de Dios me ha hecho (A), y el aliento del Todopoderoso me da vida (B)” (Job 33:4) {LBLA}

Si el hombre fue hecho a la imagen de Dios, y el hombre tiene dos aspectos, espíritu y cuerpo, ¿significa esto que Dios y Cristo tienen espíritu y forma corporal?

¿Tiene Dios forma corporal?

“Entonces él dijo: Oye pues palabra de Jehová: Yo vi a Jehová sentado en su trono, y todo el ejército del cielo estaba junto a Él, a su derecha y a su izquierda.” (1 Reyes 22:19)

Este era el profeta Micaías.

“En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y el borde de su vestidura llenaba el templo.” (Isaías 6:1)

También, ver a Daniel 7:9, 13; Apocalipsis 4:2, 3.

Cristo estaba en la forma de Dios antes de la encarnación (Filipenses 2:6) y Jesús dijo:

“No que alguno haya visto al Padre, sino Aquél que vino de Dios, Éste ha visto al Padre.” (Juan 6:46) y “También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto” (Juan 5:37)

Al principio, el hombre fue creado a la semejanza de Dios, no solo en carácter, sino también en lo que se refiere a la forma y a la fisonomía. El hombre había de llevar la imagen de Dios, tanto en la semejanza exterior, como en el carácter.

De estos versículos podemos ver que Dios tiene forma corporal.

¿Pero qué sucede con el espíritu?

“Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que le adoren” (Juan 4:24)

¿Qué podemos decir de Jesús, ¿tiene él también espíritu?

  • “Y así está escrito: El primer hombre Adán fue hecho un alma viviente; el postrer Adán, un espíritu vivificante.” (1 Cor. 15:45)

  • “Y al instante Jesús, conociendo en su espíritu que pensaban de esta manera dentro de sí mismos” (Marcos 2:8)

  • “Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.” (Lucas 23:46)

Así que podemos ver que Dios es:

Forma corporal divina + Espíritu divino = ser divino

Ya que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, ¿habrá algún paralelo entre el hombre y su espíritu y Dios y su Espíritu?

“Porque ¿quién de entre los hombres puede saber las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así mismo, nadie conoce las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.” (1 Cor. 2:11) (“así mismo” significa “de la misma manera”)

El texto anterior nos dice: ‘que lo que es el espíritu del hombre para el hombre’ es lo mismo ‘que lo que es el Espíritu de Dios para Dios’. Aun así, el texto marca una diferencia muy importante. Mientras que el espíritu del hombre está “en él”, el Espíritu de Dios no está limitado a la forma corporal de Dios.

Comparación Entre el espíritu del hombre y el Espíritu de Dios

¿Qué significado da la Biblia al espíritu del hombre?

1. Mente: “Y en el segundo año del reinado de Nabucodonosor, soñó Nabucodonosor sueños, y se perturbó su espíritu, y su sueño se fue de él” (Dan. 2:1) (Ver Dan. 7:15, Job 7:11)

2. Corazón: “Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salvará a los contritos de espíritu.” (Salmos 34:18; También ver Salmos 51:10, 17; 77:6; 78:8; Ezequiel 36:26)

3. Vida/Aliento: “Porque mientras haya vida en mí, y el aliento de Dios esté en mis narices” (Job 27:3; también ver Isaías 38:16; Apocalipsis 11:11).

4. Carácter: Nuestra identidad personal quedará conservada en la resurrección, aunque no sean las mismas partículas de materia ni la misma sustancia material que fue a la tumba. … El espíritu, el carácter del hombre, vuelve a Dios, para ser preservado allí. En la resurrección cada hombre tendrá su propio carácter.

El espíritu del hombre es su personalidad, carácter y la vida del hombre. Es la propia persona, uno mismo.

¿Cómo explica la Biblia en Espíritu de Dios?

1. Mente: compare Isaías 40:13 y como Pablo entiende este mismo versículo en Romanos 11:34.

“¿Quién enseñó al Espíritu de Jehová, o le aconsejó enseñándole?” (Isa. 40:13)

“Porque, ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?” (Rom. 11:34)

2. Corazón: “Y dijo Jehová: No contenderá mi Espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.” “Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón.” (Gén. 6:3, 6) {LBLA}

3. Vida: “El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” (John 6:63)

“Y si Cristo está en vosotros, el cuerpo a la verdad está muerto a causa del pecado, pero el espíritu vive a causa de la justicia.” (Rom. 8:10) (También ver Gen. 2:7; Job 27:3; 33:4; Rev. 11:11)

4. Carácter: A medida que la cera recibe y conserva la impresión del sello, así el alma debe tomar y retener la imagen de Dios. Deberíamos estar “llenos de toda la plenitud de Dios.” El carácter, el Espíritu de Dios, ha de manifestarse en el hombre finito.

Al igual que la relación entre el hombre y su espíritu, de igual manera es la relación entre Dios y su espíritu. El espíritu de Dios es su propia personalidad, el carácter, la vida, los pensamientos, y su presencia. Las palabras de inspiración concuerdan:

“Al concedernos su Espíritu, Dios se da a sí mismo, transformándose él mismo en una fuente de influencias divinas con el fin de dar salud y vida al mundo. ” {7T p. 259.1}

Si el espíritu del hombre no es más que su presencia/persona, entonces ¿podríamos decir que el espíritu de Dios es su misma presencia?

  • “¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿O a dónde huiré de tu presencia?” (Salmos 139:7)

  • “¡No me despidas de tu presencia, ni quites de mí tu santo Espíritu!” (Salmos 51:11) {RVC}

Dios tiene forma corporal y espiritual, y su Espíritu no está limitado a su cuerpo. En la misma manera que nuestro espíritu es nuestra persona, mente, vida, presencia y carácter, así es con el Espíritu de Dios, es su Persona, Mente, Vida, Presencia y Carácter; no una fuerza misteriosa, su Espíritu es quien él es.

  • “¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?” (Jer. 23:24)

  • “Pero ¿es verdad que Dios ha de morar sobre la tierra? He aquí que el cielo, y el cielo de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto menos esta casa que yo he edificado?” (1 Reyes 8:27)

  • “La grandeza de Dios no es incomprensible. “Jehová tiene en el cielo su trono” (Salmos 11:4); sin embargo, es omnipresente mediante su Espíritu. Tiene un íntimo conocimiento de todas las obras de su mano y un interés personal en ellas.” {Ed 118.3}

No nos atreveríamos a decir que Dios no está presente en todo lugar; lo está a través de Su Espíritu. El espíritu es lo que carga nuestros pensamientos, sentimientos, carácter e identidad, y es lo único que llevaremos al cielo. De igual manera es el Espíritu de Dios. El Espíritu de Dios carga Sus pensamientos, sentimientos, carácter e identidad.

¿Cómo tenemos comunión con Dios?

  • “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.” (Romanos 8:16)

  • “y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo” (1 John 1:3)

La comunión personal no puede ser posible cuando se hace a través de un intermediario. Puedes tener comunión con el intermediario, pero sólo indirectamente con otra persona. No puedes tener comunión con un poder, influencia, ó sentimiento. Juan da testimonio de lo que él personalmente experimento y dice que nuestra verdadera comunión es con el Padre y su Hijo.

¿Tiene Dios dos personalidades; Espíritu y un ser personal?

Dios es Espíritu; y sin embargo, es un ser personal, pues así se ha revelado a sí mismo.

“Vi un trono, y sobre él se sentaban el Padre y el Hijo. Me fijé en el rostro de Jesús y admiré su hermosa persona. No pude contemplar la persona del Padre, pues le cubría una nube de gloriosa luz. Pregunté a Jesús si su Padre tenía forma como él. Dijo que la tenía, pero que yo no podía contemplarla, porque, dijo: “Si llegases a contemplar la gloria de su persona, dejarías de existir.” {PE 54.1}

Veamos un ejemplo de esto: entristeciendo al Espíritu Santo.

  • “Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” (Efesios 4:30)

  • “Y dijo Jehová: No contenderá mi Espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.” “Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón.” (Gén. 6:3, 6) {LBLA}

Aquí el Espíritu de Jehová no es otra persona independiente de Jehová, se refiere a El mismo Su corazón ó Su Ser. No debemos sorprendernos de que si Dios tiene Espíritu y El es Santo, Su Vida ó Su Persona también lo sea. Recalcando, Dios es un Ser personal y es Espíritu.

En contraste con el hombre, el Espíritu de Dios puede ser derramado a otros, y no está necesariamente atado a Su cuerpo como lo está en el hombre.

“Entonces Jehová descendió en la nube, y le habló; y tomó del espíritu que estaba en él, y lo puso en los setenta varones ancianos; y cuando posó sobre ellos el espíritu, profetizaron, y no cesaron.” (Números 11:25)

Dios Derrama su Espíritu

Dios le da su Espíritu a Su Hijo

  • “He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido en quien mi alma tiene contentamiento. He puesto sobre Él mi Espíritu, Él traerá juicio a las naciones.” (Isaías 42:1)

  • “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ha ungido Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;” (Isaías 61:1)

  • “Y saldrá una vara del tronco de Isaí, y un Vástago retoñará de sus raíces. Y reposará sobre Él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.” (Isaías 11:1, 2)

Aquí el profeta declara que al “El ungido de Jehová” le fue dado el Espíritu de Jehová con todos los atributos de Jehová.

Veamos como Jesús presenta esto:

“Y ahora, oh Padre, glorifícame tú contigo mismo, con la gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.” (Juan 17:5)

Nota que Cristo sabía que es la Vida del Padre y no otra persona era lo que él necesitaba.

“Pero si yo por el dedo de Dios echo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros.” (Lucas 11:20)

La misma ocasión descrita ahora por Mateo:

“Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, entonces el reino de Dios ha llegado a vosotros.” (Mat. 12:28)

“cómo Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y con poder; el cual anduvo haciendo el bien, y sanando a todos los oprimidos del diablo; porque Dios estaba con Él” (Hechos 10:38)

Una simple comparación de los textos de arriba, presenta como Dios estaba en Cristo a través de su Espíritu ó como Jesús lo entendía “contigo mismo”.

Conclusión:

1) Dios es Espíritu y también es un ser personal; y es a través de su Espíritu que El (Dios) está presente en todos lugares.

2) El hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios, tanto en forma corporal como en carácter (espíritu).

3) El Espíritu de Dios es El mismo, no es una influencia ó un poder, pero su vida y presencia.Por eso es que la Biblia usa el término Espíritu de Dios, porque pertenece a Dios.

4) En contraste con el espíritu del hombre, el Espíritu de Dios puede ser derramado a otros, especialmente a Cristo.

5) Dios tiene comunión con nuestro espíritu a través de su Espíritu.

Attachments

Categories
PublicacionesSerie sobre la Divinidad

Leave a Reply

*

*

A %d blogueros les gusta esto: