Descargas

Comprendiendo la personalidad de Dios

Desde la creación de este mundo, Dios ha tratado de tener comunión con la humanidad. Tenía comunión diaria con Adán y Eva en el jardín de Edén. Desafortunadamente, la riqueza de esta comunión se malogró cuando Adán y Eva comieron del fruto prohibido, pero Dios continuó buscándolos. Él no ha cesado de desear la comunión con las criaturas que fueron hechas a Su imagen. Nos ama inmensamente y desea tener continua comunión con nosotros. Envió a su Hijo unigénito a morir por nuestros pecados para que pudiéramos ser reconciliados con Dios y ser restaurados a la estrecha comunión que Él tenía con la humanidad antes de la caída.

Para restablecer la comunión de la humanidad consigo mismo, Dios ha revelado Su carácter y sus atributos en Su palabra, la Biblia, para que los seres humanos puedan conocerlo y amarlo. Ciertamente, no podemos entender y conocer todo acerca de Dios, pero deberíamos entender y saber lo que él ha revelado acerca de sí mismo en la Biblia. Este conocimiento es la información más importante que podemos adquirir.

Tener un conocimiento básico de la identidad y el carácter de Dios no es suficiente si no se da el siguiente paso, que es establecer una relación con él. Hasta los demonios tienen un conocimiento básico de Dios, pero rehúsan someterse al control de él. Santiago escribió a sus hermanos judíos: “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen y tiemblan” (Santiago 2:19). Es bueno tener un conocimiento básico de Dios, pero no podemos detenernos allí. Un conocimiento de Dios, no importa cuán correcto sea, no nos hace mejor que los demonios si no invitamos a Dios a morar en nuestro corazón, y no sometemos nuestra vida para que sea moldeada y transformada por su carácter puro.

Archivos adjuntos para Descargar

Categorías
DescargasDestacadosLibrosSerie sobre la Divinidad

Deja una respuesta

*

*

A %d blogueros les gusta esto: