¿Cómo mora el Mesías en nuestros corazones? – Ellen White

29.-Our-security-in-Christ

Mediante una fe viva

1. “Permanecemos en el Mesías por medio de una fe viva. El mora en nuestros corazones cuando nos apropiamos individualmente de la fe. Tenemos la compañía de la presencia divina, y al darnos cuenta de su presencia, nuestros pensamientos son traídos en cautiverio a Yahshua el Mesías.” (Testimonios para los Ministros, p.394, BFE)

“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Yahweh.” (Romanos 10:17)

Al contemplar su carácter

2. “A medida que la mente se espacia en el Mesías, el carácter es modelado a la semejanza divina. Los pensamientos son saturados de un sentido de su bondad, de su amor. Contemplamos su carácter, y así él está en todos nuestros pensamientos. Su amor nos abarca.”(Testimonios para los Ministros, pp.394-395, BFE)

Recibiendo sus palabras de instrucción

3. “Cuando sus palabras de instrucción han sido recibidas, y han tomado posesión de nosotros, Yahshua es para nosotros una presencia permanente, que gobierna nuestros pensamientos, ideas y acciones. Somos imbuidos de la instrucción del mayor Maestro que el mundo conoció jamás.” (Testimonios para los Ministros, p.395, BFE)

Sus palabras, su caracter, su instrucción, su enseñanza… su espíritu

“Yahshua, su espíritu, su carácter, da color a todas las cosas; es la trama y urdimbre, la misma textura de nuestro ser entero. Las palabras del Mesías son espíritu y son vida.” (Testimonios paQue significa aceptar a Cristo la bibliara los Ministros, p.395, BFE)

“El agua a la cual el Mesías se refirió era la revelación de su gracia en su Palabra; su Espíritu, su enseñanza, es una fuente que satisface a toda alma.” (Testimonios para los Ministros, p.396, BFE)

“La presencia -llena de gracia- del Mesías en su Palabra está siempre hablando al alma, representándolo a él como la fuente del agua viva que refresca el alma sedienta. Es nuestro privilegio tener un Salvador vivo y permanente. El es la fuente de poder espiritual implantada dentro de nosotros, y su influencia se manifestará en palabras y acciones, refrescándolo todo dentro de la esfera de nuestra influencia, creando en ellos deseos y aspiraciones de fuerza y pureza, de santidad y de paz, y del gozo que no trae consigo dolor. Este es el resultado de un Salvador que mora dentro de nosotros.” (Testimonios para los Ministros, p.396, BFE)

Si deseas que el Mesías more en tu vida hoy, permite que sus palabras, su caracter, su enseñanza… su espíritu more en tu vida. Recuerda todos los días un pasaje de la Escritura y procura ponerlo en práctica, aguardando las preciosas promesas que se encuentran en su Palabra.

“Y por cuanto sois hijos, Yahweh envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!” (Gálatas 4:6 RV1960)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.