ansiedad2

  1. Cristo nos recomienda no tener ansiedad por como vamos a obtener los medios para comer o vestirnos:

“No os afanéis pues, diciendo: ¿Qué comeremos o que vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre Celestial sabe que teneis necesidad de todas estas cosas. Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:31-33)

  1. Dios sabe lo que necesitamos

“Porque vuestro Padre sabe de que cosas tenéis necesidad, antes de que se lo pidáis.” (Mateo 6:8)

  1. El contraer deudas o salir de garantes puede causarnos trastornos de ansiedad

“Con ansiedad será afligido el que sale de fiador de un extraño; más el que aborrece las fianzas vivirá seguro.” (Proverbios 11:15)

Leer más...

insomnio

  1. Dios nos promete que nos acostaremos y dormiremos en Paz.

“En paz me acostaré y asimismo dormiré, porque sólo tu oh Señor me haces vivir confiado.” (Salmos 4:8)

  1. Dios nos promete un sueño grato, sin temores

“Cuando te acuestes no tendrás temor, sino que te acostarás y tu sueño será grato.” (Proverbios 3:24)

  1. El trabajo (físico y mental) ayuda a provocar el sueño

“Porque de la mucha ocupación viene el sueño.” (Eclesiastés 5:3)

  1. El codiciar bienes materiales es una causa de insomnio

“Dulce es el sueño del trabajador, coma mucho o coma poco, pero al rico no le deja dormir la abundancia.” (Eclesiastés 5:12)

“Mejor es lo poco en el temor de Jehová, que el gran tesoro donde hay turbación.” (Proverbios 15:16)

Leer más...

muertos

  1. La Biblia compara la muerte con el sueño 

“Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle. Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanará. Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño. Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto” (Juan 11:11-14)

“Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío; Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte” (Salmos 13:3)

  1. Los muertos en Cristo resucitaran en su segunda venida 

“Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.” (1 Tesalonicenses 4:15-16)

Leer más...