“Veo, por cartas desde Nueva York que el Hermano Brown ha aceptado y ahora está predicando la teoría de que la tierra es plana. ¿Es posible que esta teoría haya sido traída por el hermano Wilcox de Inglaterra y que usted la ha aceptado y la está enseñando? Mi hermano, nuestro trabajo es enseñar el mensaje del tercer ángel. Apéguese al mensaje. Es una debilidad del Anciano Wilcox, esto de apegarse a aficiones y aferrarse a algunas cosas que sería mejor que él abandonara. Cualquier clase de teoría o pasatiempo que Satanás pueda crear para llevar a las mentes de los hombres a detenerse, él lo hará para llamar la atención, para que no se comprometan a dar el mensaje solemne para este tiempo. Mi hermano, no se enrede con ideas que no tienen ninguna conexión con el trabajo para este tiempo. Es mejor enseñar la verdad como es en Jesús. Mejor es buscar la verdadera piedad, la santidad del corazón, la libertad de todo egoísmo, la libertad de todas las envidias y celos. Es mejor orar y humillar el alma ante Dios y dejar que la tierra, redonda o plana, sea como Dios la haya hecho. Trate con seriedad, por la fiel permanencia en el hacer lo bueno, de buscar un título de propiedad en la herencia de la tierra hecha nueva. Mejor conduzca el rebaño de Dios a beber en los arroyos superiores; Mejor, por precepto y por ejemplo, busque a Dios mientras pueda ser encontrado. Invocadle mientras está cerca. Es necesario un avivamiento en la iglesia. Cuando los maestros están bebiendo tragos refrescantes del pozo de Belén, entonces pueden llevar al pueblo a las corrientes vivas. Mi alma está agobiada por la carga de la condición de las cosas en Nueva York. Que el Señor levante ayudantes, hombres a quienes Él pueda enseñar, hombres humildes a quienes Él pueda guiar a llevar un testimonio claro y agudo en la fe. Dios le ayude a buscar Su rostro, a andar con cuidado, a apartar el yo y a exaltar a Jesús.” (MANUSCRITOS LIBERADOS – TOMO 21 – PG 412) Leer más...

 loughborough

Según Elea White,

Mensajes Selectos, Tomo 2, p.258 – “Estoy agradecida porque el pastor [J. N.] Loughborough todavía puede utilizar sus habilidades y sus dones en la obra de Dios. Ha permanecido fiel en medio de las tormentas y de las luchas. El puede decir, juntamente con el pastor Smith, con mi esposo, con el Hno. Butler, quien se unió con nosotros en un período posterior, y con Ud. mismo [S. N. Haskell]: “Lo que era desde el principio, … lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo”. 1 Juan 1:1-3.” { 2MS 258.2; 2SM.225.4 } Leer más...

jaime

Testimonio de Elena de White sobre su Esposo, Jaime White

“Dios debe recibir la gloria por la integridad inquebrantable, y el noble valor que mi esposo había tenido, para vindicar lo recto y condenar lo erróneo. Tal firmeza y decisión eran necesarias en el comienzo de la obra, y se han necesitado todo el tiempo, mientras ésta progresaba paso a paso. El ha actuado en defensa de la verdad, sin ceder en un solo principio para agradar al mejor amigo. Había tenido un temperamento ardiente, había sido valiente y atrevido para hablar. Esto a menudo lo había puesto en dificultades que frecuentemente podría haber evitado… Después que Dios nos hubo probado en el horno de aflicción, él levantó a mi esposo y le dio mayor claridad de mente y poder de intelecto, para planear y ejecutar que los que había tenido antes de su aflicción. Leer más...

bates

Quién fue Joseph Bates

Quién fue Joseph Bates, según Elena de White:

“Mi esposo, junto con los pastores José Bates, Esteban Pierce, Hiram Edson, y otros que eran inteligentes, nobles y veraces, estaba entre aquellos que, después que pasó el tiempo en 1844, escudriñaron en procura de la verdad como un tesoro escondido. { TM 24.3; TM.24.2 }

Joseph Bates y la doctrina de la Trinidad

“Mis padres eran desde hace tiempo miembros de la Iglesia Congregacional, junto con todos sus hijos convertidos hasta el momento, y ansiosamente esperaban que nos uniéramos a ellos. Pero abrazaron algunos puntos de fe que yo no podía entender. Sólo nombraré dos: la forma de bautismo y la doctrina de la Trinidad. Mi padre, quien había sido diácono desde hace mucho tiempo, trató de convencerme que ellos tenían razón en los puntos de doctrina.… Con respecto a la Trinidadconcluí que era una imposibilidad para mí creer que el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre, era además el Dios Todopoderoso, el Padre, uno y el mismo ser. Le dije a mi padre, “Si me puedes convencer que en este sentido somos uno, de que tú eres mi padre, y yo tu hijo y que también yo soy tú padre y tú mi hijo, entonces puedo creer en la trinidad.” (Josep Bates, 1868, La Autobiografía del Anciano José Bates, p. 204)  Leer más...

¿Alguna vez te preguntaste que creía la Iglesia Adventista en un comienzo? ¿Cómo fue que todo comenzó? Comparto con ustedes queridos amigos y hermanos, documentos oficiales de las creencias adventistas mientras vivían sus fundadores, y un documento comparativo entre las creencias originales y las actuales.

consideraremos

Publicado por:
E. J. Waggoner

Extracto del libro: “Cristo y su Justicia” (1890)

INTRODUCCIÓN

En el primer versículo del tercer capítulo de Hebreos leemos una exhortación que comprende todo mandato dado al cristiano. Es ésta: “Por lo tanto, hermanos santos, participantes del llamado celestial, considerad al Apóstol y Sumo Sacerdote de la fe que profesamos, a Jesús.” Hacer esto tal como indica la Biblia, considerar a Cristo continua e inteligentemente tal como él es, lo transformará a uno en un Cristiano perfecto, puesto que “contemplando somos transformados”. Leer más...