Serie Meditaciones

Carta de Amor del Padre

Nuestro amado Padre nos dice, por medio del amado apóstol Juan, “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a Él.” (1º Juan 3:1). Si hay algo en lo que debemos concentrarnos, es poder observar ese amor, el amor que nos ha dado el Padre, de ser llamados sus hijos. Este conocimiento es central para nuestra salvación.

Significa un cambio de perspectiva para afrontar los desafíos que nos plantea la vida, una nueva forma de encontrarnos con nuestro Dios. Ser considerados hijos de Dios, significa perder la consideración del mundo, significa entender que el mundo ya no nos reconocerá más… pero, ¿que nos puede ofrecer el mundo, para que estimemos ser considerados por él? Por eso te invitamos a reflexionar en esta carta, una carta muy personal que tu Padre celestial escribió para vos…

Escribinos en los comentarios un agradecimiento a tu Padre celestial, un testimonio para dar gloria a su Nombre. Y no te olvides de compartirlo!

Mi Hijo,

Puede que tú no me conozcas,
pero Yo conozco todo sobre tí.
Salmos 139:1

Yo sé cuando te sientas y cuando te levantas.
Salmos 139:2

Todos tus caminos me son conocidos.
Salmos 139:3

Aun todos los pelos de tu cabeza están contados.
Mateo 10:29-31

Porque tú has sido hecho a mi imagen.
Génesis 1:27

En mí tú vives, te mueves y eres.
Hechos 17:28

Porque tú eres mi descendencia.
Hechos 17:28

Te conocí aun antes de que fueras concebido.
Jeremías 1:4-5

Yo te escogí cuando planeé la creación.
Efesios 1:11-12

Tú no fuiste un error, porque todos
tus días están escritos en mi libro.
Salmos 139:15-16

Yo he determinado el tiempo exacto de tu
nacimiento y donde vivirías.
Hechos 17:26

Tú has sido creado de forma maravillosa.
Salmos 139:14

Yo te formé en el vientre de tu madre
Salmos 139:13

Yo te saqué del vientre de tu madre
el día en que naciste.
Salmos 71:6

Yo he sido mal representado por
aquellos que no me conocen.
Juan 8:41-44

Yo no estoy enojado y distante,
soy la manifestación perfecta del amor.
1 Juan 4:16

Y es mi deseo gastar mi amor en tí simplemente
porque tú eres mi hijo y Yo tu padre.
1 Juan 3:1

Te ofrezco mucho más que lo que
tu padre terrenal podría darte.
Mateo 7:11

Porque Yo soy el Padre Perfecto.
Mateo 5:48

Cada dádiva que tú recibes viene de mis manos.
Santiago 1:17

Porque Yo soy tu proveedor quien
suple tus necesidades
Mateo 6:31-33

El plan que tengo para tu futuro
está siempre lleno de esperanza.
Jeremías 29:11

Porque Yo te amo con amor eterno
Jeremías 31:3

Mis pensamientos sobre tí son incontables
como la arena en la orilla del mar.
Salmos 139:17-18

Me regocijo sobre tí con cánticos.
Sofonías 3:17

Yo nunca pararé de hacerte bien.
Jeremías 32:40

Porque tú eres mi tesoro más precioso.
Éxodo 19:5

Yo deseo afirmarte dándote
todo mi corazón y toda mi alma.
Jeremías 32:41

Y Yo quiero mostrarte cosas
grandes y maravillosas.
Jeremías 33:3

Si me buscas con todo tu corazón,
me encontrarás.
Deuteronomio 4:29

Deleítate en Mí y te concederé
las peticiones de tu corazón.
Salmos 37:4

Porque Yo soy el que produce tus deseos.
Filipenses 2:13

Yo puedo hacer por tí mucho más
de lo que tú podrías imaginar.
Efesios 3:20

Porque Yo soy tu mayor alentador.
2 Tesalonicenses 2:16-17

Yo también soy el Padre que te
consuela durante todos tus problemas.
2 Corintios 1:3-4

Cuando tu corazón está quebrantado,
Yo estoy cerca a tí.
Salmos 34:18

Así como el pastor carga a un cordero,
Yo te cargo a tí cerca de mi corazón.
Isaías 40:11

Un día Yo te enjugaré cada lágrima de tus ojos y quitaré
todo el dolor que hayas sufrido en esta. tierra
Apocalipsis 21:3-4

Yo soy tu Padre,
y te he amado como a mi hijo, Jesús.
Juan 17:23

Porque en Jesús, mi amor hacía tí ha sido revelado.
Juan 17:26

Él es la representación exacta de lo que Yo soy.
Hebreos 1:3

Él ha venido a demostrar que
Yo estoy contigo, no contra tí.
Romanos 8:31

Y también a decirte que Yo no estaré
contando tus pecados.
2 Corintios 5:18-19

Porque Jesús se murió para que
tú y Yo pudieramos ser reconciliados.
2 Corintios 5:18-19

Su muerte ha sido la última expresión
de mi amor hacía tí.
1 Juan 4:10

Por mi amor hacía tí haré
cualquier cosa que gane tu amor.
Romanos 8:31-32

Si tú recibes el regalo de mi Hijo Jesús,
tú me recibes a Mí.
1 Juan 2:23

Y ninguna cosa te podrá a tí
separar otra vez de mi amor.
Romanos 8:38-39

Vuelve a casa y participa de la mayor
fiesta celestial que nunca has visto.
Lucas 15:7

Yo siempre he sido Padre,
y por siempre seré Padre.
Efesios 3:14-15

La pregunta es…
¿quieres tú ser mi hijo?
Juan 1:12-13

Yo estoy esperando por tí.
Lucas 15:11-32

Con Amor,
Tú Padre Omnipotente
Dios

Categories
Serie Meditaciones

Leave a Reply

*

*

RELATED BY

A %d blogueros les gusta esto: