Vida en el campo

2. La Chacra – Manual Pro-Huerta del INTA

En una chacra organizada, las plantas se cuidan unas a otras.

No hacen falta pesticidas, ni tierra especial. Y el trabajo no es tanto, sobre todo si lo compartimos.

¿Qué es una chacra?

Hemos llamado CHACRA a un modelo de producción donde los cultivos no crecen aislados, sino que lo hacen “asociados”, complementándose unos con otros. Estos cultivos pueden ser, por ejemplo, maíz, zapallo y poroto.

La chacra, no necesita una gran preparación del terreno ni mucha agua para el riego.

¿Por qué empezar por una chacra?

  • Porque es una manera rápida de sembrar
  • Porque no necesita tierras buenas
  • Porque no requiere mucho trabajo
  • Porque se hace con pocos recursos
  • Porque es el modelo orgánico más simple

Esta es una propuesta orgánica

Se aprende organizadamente, desde la práctica, gracias a que podemos ver todo el proceso. Por un lado, porque muestra los procesos del mejoramiento de la tierra: cómo las plantas, combinadas correctamente, producen más y mejor; cómo las rotaciones conservan la fertilidad de la tierra y de qué manera las mismas plantas pueden servir de abono para la temporada siguiente.

Rotación, secuencia y asociación de plantas

Esta forma de trabajar la tierra está pensada para aprovechar mejor nuestro esfuerzo. Hay que puntear sólo los pozos donde se siembra el maíz. La asociación y una adecuada rotación, van mejorando la tierra y nos simplifican el trabajo. Cada cultivo va preparando las condiciones para el siguiente.

1. Rotación.

La alternancia de maíz en verano y habas o arvejas en invierno aumenta la fertilidad.

2. Secuencia.

En el verano siguiente no repetimos la siembra del maíz en el mismo lugar. Donde hubo maíz, después habrá habas, luego calabaza y así sucesivamente.

La sucesión completa es: Maíz – Habas – Calabaza – Maíz

3. Asociación de plantas.

En la asociación del maíz con el poroto ambos se complementan. El poroto provee el nitrógeno que el maíz necesita para su crecimiento. El zapallo se beneficia aprovechando la materia orgánica semidescompuesta que quedó acumulada de los rastrojos anteriores y de la limpieza de yuyos.

La caña de maíz sirve de apoyo al poroto, el que se va enramando en ella. A su vez, el zapallo, por su crecimiento horizontal, cubre el suelo ayudando a controlar las malezas.

Esta es una antigua manera de sembrar que aún hoy se sigue usando. Hay varias razones para hacerlo:

  • Colabora con el presupuesto familiar.
  • Es una producción equilibrada de alimentos:

Un cereal: el maíz (energía)
Una legumbre: el poroto (proteínas)
Una calabaza: el zapallo (vitaminas)

  • Es muy valiosa para nuestra dieta la cantidad de calorías y proteínas que estos productos aportan.
  • El rendimiento es mayor que cuando se siembra separadamente cada una de las especies.

 

Los alimentos y la salud

El maíz, la papa, el trigo, el arroz y las batatas nos aportan ENERGIA que necesitamos para correr, trabajar, resistir el frío, practicar deportes.

Los vegetales que más aportan PROTEINAS son las habas, porotos, lentejas, arvejas, etc. La proteínas son necesarias para el desarrollo del cuerpo.

Las verduras aportan VITAMINAS y MINERALES que sirven para el buen funcionamiento de las glándulas y órganos, para la cicatrización de las heridas y para defendernos de las enfermedades. Permiten mantener en buenas condiciones nuestros sistemas de equilibrio y regular el aprovechamiento de la energía y proteínas que aporta el resto de los alimentos.

Las LEGUMBRES (garbanzos, porotos, arvejas) contienen proteínas, hierro, fósforo y vitaminas del grupo B, que sirven para el mejor rendimiento de las actividades de la inteligencia.

Plan de trabajo (Primavera)

El punto de referencia para empezar a organizarnos, es el momento en que se terminan las heladas y el suelo empieza a templarse, cuando está por comenzar la Primavera. En ese momento, la temperatura ambiente anda por los 18 ºC.

Los pasos a seguir son

1. Marcar el terreno
2. Siembra de primavera
3. Aporcar
4. Cosecha de verano
5. Preparar la tierra
6. Siembra de otoño
7. Cosecha de invierno

Vamos a necesitar:

  • una pala de punta
  • un rastrillo
  • semillas
  • una regadera o una lata agujereada

Para marcar el terreno, usaremos:

  • dos estacas
  • hilo
  • y una vara o caña de 1.40 metros

Marcar el terreno

Un tiempo antes de que finalicen las heladas, tendremos que ir preparando el terreno de la siguiente manera:

  • Sacar vidrios, cascotes, plásticos, etc.
  • Los yuyos de una primera carpida se amontonan a un costado.
  • Para saber dónde puntear, nos fabricamos la vara de 1,40 m de largo. Con esta vara y un hilo, marcaremos todo el terreno que queramos sembrar.
  • Para que no entren animales, cercaremos todo el terreno con alambre liso, de púas o hilo plástico, sosteniéndose con estacas, o bien con los materiales que encontremos (ramas, bolsas, varillas, tablas de cajón, chapas, etc. )
  • Cuadricular el terreno, como muestra el dibujo, en las esquinas de los cuadrados sembraremos maíz.

Siembra de primavera

Cuando comienza el tiempo templado, con una temperatura ambiente de alrededor de 18 ºC. (esto se da los primeros días de octubre en la Pampa Húmeda), estarán dadas las condiciones para sembrar. Lo haremos de la siguiente forma:

  • En las esquinas de los cuadrados, ya marcadas, hacemos unos pozos de 30 cm de ancho y 10 cm de profundidad. Dejamos la tierra bien floja y suelta en el fondo
  • Sembramos en cruz en los pozos, poniendo 4 semillas en cada uno y tapamos con 2 ó 3 cm de tierra.
  • Regamos.
  • Sembrar en pozo permite conservar bastante la humedad.
  • A la semana volveremos a sembrar donde no hayan germinado..

Aporcar

  • Cuando la mata de maíz tiene 30 cm de altura, hay que arrimarle tierra con azada o pala.
  • En la misma operación sembramos porotos al pie de cada mata de maíz, y entre éstas, donde está acumulada la materia orgánica, sembramos el zapallo.
  • Después regamos.

 

Cosecha de verano

Choclo: cosechar cuando las barbas estén oscuras. Espiamos entre las chalas y vemos si los granos están grandes y tienos

Chauchas: cosecharlas mientras estén bien tiernas

Zapallo: cosechar cuando el cabo esté seco

Preparar la tierra

Se puntea la tierra, siguiendo la línea de esos mismos tocones, haciendo franjas de 30 a 40 cm de ancho.

  • Entre esas franjas, se mantendrá la distancia de 1 ,40 m. que teníamos entre maíces.

 

Siembra de otoño

En las franjas punteadas sembramos habas o arvejas

  • Cada franja nos da para dos líneas de habas.
  • Dentro de cada línea, podemos sembrar las habas a 10 cm. de distancia entre semillas.

Cuando las habas tienen de 30 a 40 cm. de altura, conviene despuntarlas para darles más fuerza a las plantas y así permitir que desarrollen nuevos tallos.

Cosecha de invierno

En octubre, podemos sembrar el maíz nuevamente, mientras estamos cosechando las habas. Esta manera de asociar los cultivos se llama ” de relevo”: coincide el final de un cultivo con el nacimiento del siguiente. La nueva siembra se hace entre líneas. El maíz no vuelve a estar en la misma línea que el año anterior.

Las habas se pueden cosechar con el grano verde (para consumir en guiso o ensalada), o con el grano seco (para consumir como harina o como porotos). También se pueden dejar secar para semilla.

Categories
Vida en el campo
2 Comments on this post.
  • Elizabet Vivero
    7 noviembre 2015 at 11:34 am
    Leave a Reply

    Muy buena información!!

  • Juaquin Josue Modesto Vidaurre
    22 abril 2016 at 1:52 am
    Leave a Reply

    :v

  • Leave a Reply

    *

    *

    A %d blogueros les gusta esto: